El consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, ha afirmado que no se están registrando "señales de créditos en dificultad", al tiempo que ha defendido la esperada subida de tipos en la eurozona, ya que "es bueno que el dinero tenga un coste".

En su intervención en el 17º Encuentro del Sector Bancario organizado por el IESE y por EY, Botas ha señalado que no recuerda ningún año en que no se hayan producido incertidumbres, si bien estas se han incrementado desde la irrupción de la pandemia de Covid-19 en 2020.

Ha explicado que Abanca ha pasado de ser una entidad con índices de morosidad "muy elevados" a un banco con menores índices de mora y máxima cobertura y ha asegurado que no está percibiendo señales de deterioro del crédito, ni en las moratorias ni en los préstamos avalados por el ICO, al tiempo que ha apuntado a la esperada subida en la curva de tipos, si bien "la de implícitos ya ha crecido".

"Esto va a generar un cambio de tendencia. Es bueno que el dinero tenga un coste, aunque se puede discutir cuál debe ser", ha asegurado Botas. Sin embargo, ha valorado de forma positiva la capacidad del sector bancario y de Abanca, en particular, para seguir creciendo en los próximos meses.

En concreto, se ha referido a la campaña que ha puesto en marcha la entidad para crecer en el ámbito nacional, así como a las siete integraciones de bancos que Abanca ha realizado con el entorno de tipos de interés negativos.

Por otro lado, Botas ha defendido que el crecimiento de Abanca "no ha venido exclusivamente por integraciones", que han supuesto alrededor del 30%, y ha explicado que en los últimos años la entidad ha experimentado "dos grandes fases", una primera, del 2014 al 2016 aproximadamente, en la que la entidad llevó a cabo un proceso de transformación "radical".

La segunda fase fue de crecimiento, una parte basada en el crecimiento inorgánico, a través de la integración de varias entidades, así como de crecimiento orgánico, el que ha tenido mayor relevancia. "Este crecimiento se basó en una especialización" --con negocios de proximidad, banca corporativa, banca retail, etc-- y en una "sistemática comercial muy avanzada" que está "apalancada" tanto en la red de oficinas del banco como en los canales digitales.

Preguntado sobre las operaciones de consolidación del sector bancario a nivel europeo, Botas ha afirmado que si "una fusión o adquisición es complicada en el ámbito nacional, las transfronterizas lo son todavía más".

"En el proceso de una operación, hay un contacto, hay una negociación, luego hay un contrato, luego a lo mejor hay una fase de interinidad, luego hay una migración y, finalizas, con una transformación o una toma de control. Imaginémonos eso en otra geografía. En la negociación tienes que tener en cuenta otra cultura, en el contrato, otras legislaciones y lenguajes diferentes, locales", ha explicado el CEO de Abanca, si bien ha sostenido que la entidad tiene una "visión ibérica, sin diferenciar nacionalidad".