Sigo pensando lo que pensaba el viernes: que los cazadores de gangas se están precipitando. Si el mercado va tan rápido creo que el proceso será más rápido de lo que pensaba e igual nos encontramos con que dentro de dos semanas resulta que los índices se han ajustado y merece la pena tomar algún riesgo. Vamos a ver cómo van los acontecimientos porque me parece que el tema China es importante.

De momento no es el momento de tocar nada. Es momento de ver si uno lo hizo en su momento exposición o no lo hizo, pero todavía se puede evitar un cierto daño. Estamos en un contexto para quedarse con compañías con ingresos predecibles, estables, como compañías de autopistas, eléctricas….tipos Iberdrola, REE., Intesa, Sectores como Ferrovial. Pero hay que hacer una búsqueda selectiva y aun así es una tarea muy arriesgada.

Volkswagen ¿podría desaparecer? Prefiero no hacerme eco de ese tipo de noticias porque en estas situaciones se tiende a exagerar todo. Un problema reputacional le llevará a pagar multas y a no vender tanto, de ahí a desaparecer, no estamos en ese momento todavía. Es muy bueno que estamos en un momento en el que, cuando alguien engaña, la propia empresa es cuestionada. Si esto lo hubiéramos hecho en España con la fabricación de los motores Seat se hubiera dicho que qué se puede esperar de los españoles y cualquier compañía es susceptible, por muy grande que sea, de tener problema que pongan en juego su supervivencia.

En Telefónica y Santander hay asuntos distintos. Santander quizás no tenga cerrado la autosuficiencia de recursos propios. En España, la actividad comercial no funcionará como en RU – hemos valorado en torno a 300 millones de coste – y en Brasil también tiene presencia. Puede no estar cerrado el tema del capital y es lo que más daño le está haciendo. En Telefónica, el problema es más genérico pero no hay nada que justifique la caída.

Declaraciones a Radio Intereconomia