Las grandes compañías españolas cuentan con departamentos especializados en 'fusiones y adquisiciones' corporativas y, aunque cuentan aún con la opinión de los bancos, están tendiendo a un modelo ya encumbrado por Microsoft y Exxon. 
 
Estas dos compañías estadounidenses son totalmente independientes de la financiación bancaria y este podría ser el futuro de las grandes empresas nacionales, aunque aún están en camino. 

Según publica este lunes el diario Expansión, cotizadas como Telefónica cuentan con un equipo, liderado por Ángel Vilá, destinado al área de operaciones corporativas. Fue, asimismo, una de las pioneras en nuestro país. Entre otras operaciones, han llevado a cabo la compra de la filial alemana de KPN, E.Plus, la adquisición de la brasileña GVT o la venta de su filial británica O2, en Reino Unido. 

Repsol es otra de las grandes que ha emprendido este camino bajo la dirección general de Miguel Martínez San Martín, aunque reconocen contar "siempre" con "una opinión externa", según declaraciones recogidas por este medio. 

Iberdrola es otra de ellas. Esta responsabilidad recae sobre Pedro Azagra que ha tenido bastante que ver con la compra de la estadounidense UIL por 2.650 millones de euros. 

Tal y como recoge el medio, la banca sigue y seguirá previsiblemente estando presente en estos procesos de las grandes compañías que, esto sí es una novedad, cada vez tienen una mayor capacidad para forzar a la baja los interés puesto que buena parte de los informes necesarios ya los proporcionan ellas mismas. 

Acceda a todos los análisis de TELEFÓNICA
Acceda a todos los análisis de REPSOL
Acceda a todos los análisis de IBERDROLA