Banco Santander ha cerrado el tercer trimestre de 2014 con un beneficio atribuido de 4.361 millones de euros, lo que supone un aumento del 32% con respecto a los nueve primeros meses de 2013.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha señalado que “el crecimiento del beneficio en 2014 consolida la recuperación de los resultados, apoyada en la mejora de los ingresos, el descenso de los costes y las menores necesidades de saneamientos”.


El beneficio del tercer trimestre se ha situado en 1.605 millones, un 10% más que el trimestre anterior, y cifra record en los últimos tres años. Los tres principales mercados del Grupo (España, Reino Unido y Brasil), aumentan simultáneamente sus beneficios en el período enero-septiembre, algo que no se producía desde 2009.

Dichos resultados no incluyen las plusvalías netas obtenidas con la venta del 85% de Altamira (385 millones), la colocación de Santander Consumer USA (730 millones de euros) y 220 millones de euros obtenidos en Reino Unido por la modificación de los compromisos por pensiones que se acordó en el primer semestre. Estas plusvalías no tienen impacto en el beneficio, ya que se han realizado dotaciones para costes de reestructuración, amortización de intangibles y otros saneamientos por un importe equivalente.

La mejora del beneficio es consecuencia del aumento de los ingresos básicos en un 1%, un descenso de los costes del 2% y una bajada del 15% en las dotaciones para insolvencias en los nueve primeros meses del año. Todo ello, al tiempo que crece el negocio, tanto en créditos como en recursos de clientes, desciende la tasa de mora, aumenta la tasa de cobertura y mejoran los sólidos ratios de solvencia y liquidez.

santander


Resultados
El resultado del trimestre se produce en un contexto de desigual desaceleración de las economías en Latinoamérica, dudas sobre la recuperación en la zona euro, que han llevado al BCE a volver a bajar el tipo de interés oficial, hasta situarlo en el mínimo histórico del 0,05%, y favorables expectativas de crecimiento en Reino Unido y Estados Unidos, aunque los tipos de interés de la libra y el dólar continúan en niveles bajos sin precedentes.

La cuenta de resultados arranca con un aumento del margen de intereses del 2%, hasta alcanzar 21.834 millones de euros. El descenso del 22% de los resultados por operaciones financieras, que son más volátiles, lleva a que el margen bruto caiga un 1% y se sitúe en 31.572 millones.

La reducción de los costes en un 2% permite que el margen neto, equivalente al resultado de explotación, se mantenga estable y alcance 16.750 millones de euros. Esta evolución de los ingresos y costes permite que el ratio de eficiencia se sitúe en el 46,9%, lo que supone 0,4 puntos porcentuales menos que un año antes.

La reducción de los costes está siendo superior a la prevista en el Plan de Eficiencia y
Productividad 2014-2016, cuyo objetivo central es que los costes del Grupo crezcan por
debajo de la inflación. Dicho plan contemplaba una reducción de costes de 750 millones para este año, objetivo que se ha alcanzado en septiembre, lo que ha llevado a una revisión del mismo. Así, la nueva previsión contempla una reducción de costes de 1.000 millones en este ejercicio, 1.600 millones en 2015 (frente a los 1.250 millones inicialmente estimados) y 2.000 millones en el año 2016, lo que supone 500 millones más.

beneficio


Las dotaciones para insolvencias, la otra partida que más resta de los resultados, se situaron en 8.110 millones de euros, con un descenso del 15%, por España, Reino Unido, Brasil, Santander Consumer Finance, Chile y Portugal. Este descenso de las provisiones permite que el beneficio atribuido de los nueve primeros meses crezca un 32%, hasta 4.361 millones, lo que sitúa el beneficio por acción en 0,37 euros, un 19% más que en el mismo periodo del año pasado.

El 45% del beneficio tiene su origen en economías en desarrollo (Latinoamérica y Polonia) y el resto, en maduras. Por países, la mayor aportación corresponde a Reino Unido y Brasil, ambos con un 20%, les sigue España (14%), Estados Unidos (9%), México (8%), Chile y Polonia (6%), y Alemania (4%).

Balance
Banco Santander cerró septiembre con unos activos totales de 1.240.979 millones de euros, lo que supone un 3% más que en el mismo mes de 2013. El balance está muy equilibrado, con una cartera de créditos que equivale a un 112% de los depósitos, lo que supone un ratio de liquidez muy confortable, ya que antes de la crisis estaba en el 150%.
A cierre del tercer trimestre, la cartera de créditos ascendía a 749.426 millones de euros, un 3% más que a cierre de septiembre del año pasado y un 5% más que en diciembre de 2013.

Es decir, en los nueve primeros meses de este año, el Grupo Santander ha incrementado su inversión crediticia en 38.000 millones de euros, con una progresiva mejoría a medida que ha ido avanzando el año. De los diez mercados claves donde opera el Grupo, el crédito crece en ocho de ellos durante el tercer trimestre, comparado con el anterior, destacando Brasil con un 4%, y baja en España y Portugal por el efecto estacional del verano.

En España, el conjunto de la cartera de créditos asciende a 160.187 millones de euros, con un aumento del 1% con respecto al cierre de 2013. En los nueve primeros meses de este año el crédito crece en 1.600 millones de euros. Este aumento se concentra principalmente en la financiación a pymes, que crece un 34%; en empresas, con la nueva producción creciendo al 29%, sin incluir el descuento comercial, y en particulares, donde las hipotecas crecen un 73% y el consumo un 61%, con respecto al mismo periodo del año pasado. En estos nueve meses, el Banco ha facilitado a las empresas financiación por importe de 72.000 millones de euros a través de diferentes instrumentos, como créditos y bonos.

creditos


El Grupo se ha marcado como prioridad crecer en el segmento de pequeñas y medianas
empresas y a finales de marzo lanzó el proyecto global Santander Advance -que en Reino Unido se denomina Breakthrough-. Además, ya está en marcha en España, México y Portugal. Antes de que finalice 2015 se habrá implementado en los principales países donde opera el Banco. Santander Advance cuenta con una oferta financiera y un programa de apoyo al crecimiento de las pymes que incluye asesoramiento en formación y empleo, así como impulso a su internacionalización.

En Reino Unido, la cartera de créditos se situó en 248.940 millones de euros a finales de septiembre, con crecimientos del 1% tanto sobre el trimestre anterior como sobre el cierre de 2013. El crecimiento se apoya especialmente en la financiación a empresas, que crece un 9% en tasa interanual, hasta 23.500 millones, de los que 12.400 millones corresponden a pymes.

Esta evolución permite avanzar en la diversificación, reduciendo el peso de las hipotecas en la cartera total y aumentando el de la financiación a empresas, que ya supone el 12% del conjunto de la cartera. Para ello, el banco ha continuado abriendo centros de negocios regionales, que han pasado de 37 en septiembre de 2013 a 58 un año después, enfocados en la financiación a pymes, así como el número de gestores de empresas.

Por el lado de los recursos, el conjunto de los depósitos y fondos de inversión del Grupo Santander suma 771.242 millones, con un crecimiento del 8%, equivalente a la captación de 59.439 millones de euros. Los depósitos alcanzan 646.331 millones y los fondos de inversión 124.911 millones, con crecimientos en los nueve primeros meses de este año en ambas partidas, de un 6% y un 20%, respectivamente. Nueve de los diez principales mercados crecen en el año en la captación de depósitos y fondos de inversión.

recursos


Las cuentas corrientes, que acaparan más de la mitad de dichos depósitos, presentan una
evolución positiva en los diez mercados claves del Grupo. El saldo de las cuentas corrientes asciende a 341.671 millones de euros a finales de septiembre, con un crecimiento del 12% con respecto al cierre de diciembre pasado. Esto implica que en nueve meses se han captado 35.987 millones en cuentas corrientes, la mitad en el tercer trimestre. La cuenta corriente es un producto central en la estrategia de vinculación de los clientes con el Banco, ya que a través de la misma realizan la mayor parte de las transacciones.

En España, el conjunto de los recursos de clientes (depósitos más fondos de inversión) asciende a 222.828 millones a cierre de septiembre, con un aumento del 4% en nueve meses. Los depósitos se mantienen prácticamente estables, mientras que el patrimonio administrado en fondos de inversión crece un 23% en nueve meses.

En Reino Unido, el volumen de depósitos asciende a 150.900 millones de libras y crecen un 2% en un año. La mejora está muy centrada en el crecimiento en cuentas corrientes, cuyos saldos suben en 10.000 millones de libras en nueve meses, un 36% más.

En la captación de recursos juega un papel clave el segmento Santander Select, una estrategia global del Grupo para el desarrollo de banca personal. Santander Select estaba implementado en 2013 en España, Reino Unido, Brasil, México, Chile y Argentina. En este año se ha extendido a Portugal y Estados Unidos.

La tasa de mora del Grupo baja por tercer trimestre consecutivo, hasta situarse en el 5,28%.

Simultáneamente, la tasa de cobertura de esta mora con provisiones mejora también por tercer trimestre y ya está en el 68%.

La mora baja en España por segundo trimestre consecutivo, hasta el 7,57%, y cobra especial valor el hecho de que, por primera vez desde 2008, las entradas en mora de empresas no inmobiliarias bajan en el año. Desciende también en Brasil, Reino Unido, Estados Unidos y Santander Consumer Finance, siendo especialmente relevante el cambio de tendencia en Brasil, donde había repuntado levemente en los dos trimestres anteriores

Capital
Por lo que se refiere a los ratios de capital, los fondos propios de Banco Santander se situaron a finales de septiembre en 88.154 millones de euros, 4.200 millones más que un año antes. El ratio de capital del Banco se sitúa en el 12,59%, con un core capital (CET1) del 11,44%, que ha subido 0,52 puntos porcentuales en el tercer trimestre. Santander ha lanzado este año tres emisiones de participaciones contingentemente convertibles en acciones (“CoCos”), dos en euros, por un importe cada una de 1.500 millones, y otra en dólares, también por importe de 1.500 millones.

El 26 de octubre se hicieron públicos los resultados del proceso de revisión de la calidad de los activos (AQR, asset quality review) llevado a cabo por el Banco Central Europeo (BCE) y de las pruebas de resistencia (stress test) que ha hecho el mismo BCE en coordinación con la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Con esto concluye la evaluación a la banca europea (comprehensive asessment), un proceso muy riguroso y exigente, paso previo a que el BCE asuma hoy, 4 de noviembre, la supervisión de los bancos de la eurozona.

El resultado de este proceso pone en valor el modelo de gestión de Santander y su estrategia de diversificación. El modelo de gestión del banco, prudente en la asunción de riesgos y conservador en las provisiones, ha quedado refrendado en el AQR. Después de un proceso minucioso de análisis, que ha alcanzado al 50% de los activos de riesgo, el ajuste en las provisiones sería de 201 millones netos, cantidad inmaterial en un balance de 1,1 billones.

De dichos 201 millones, sólo 51 millones corresponden a provisiones por revisión específica de operaciones, y se dotaron en el primer trimestre; el resto son extrapolaciones. El ajuste de provisiones es el más bajo entre los grandes bancos internacionales comparables.

Al tiempo, Santander es el banco internacional que menos capital destruye durante los tres años del stress test, con una caída de 1,4 puntos porcentuales. Pasado el escenario adverso, Santander tendría un ratio de capital del 8,95%. Esta ratio se sitúa 3,5 puntos porcentuales por encima del mínimo exigido del 5,5%, lo que supone que en este escenario Grupo Santander superaría en 19.500 millones de euros el mínimo capital requerido.

Banco Santander tiene una capitalización bursátil de alrededor de 85.000 millones de euros, lo que le sitúa como primer banco de la zona euro y décimo del mundo. El capital de Santander está en manos de 3.229.672 accionistas y en el Grupo trabajaban 183.534 empleados que atienden a 107 millones de clientes en 13.067 oficinas.