Muchas son las comunidades de vecinos que se están apresurando a individualizar el consumo de calefacción central,  ̶ gracias al cual cada vecino puede encender y apagar la calefacción en su hogar en función de sus necesidades ̶  antes de que entre en vigor la nueva normativa que obligará a instalar sistemas de medición individual antes del 31 de diciembre de 2016.

Como empresa de servicios energéticos (ESE), muchos usuarios contactan con Remica para solucionar algunos problemas que se están produciendo en las instalaciones tras una mala actuación al individualizar el consumo de calefacción central. Desde el Departamento Técnico de la compañía explican que es fundamental tener en cuenta que de una instalación de calefacción central que trabajaba con caudal constante (en la que todos los radiadores del edificio funcionan a la vez), se pasará a una instalación de caudal variable (en la que dependiendo de la regulación de las válvulas termostáticas, unos radiadores estarán abiertos y otros cerrados). Un cambio que afecta al comportamiento de todos los elementos de la instalación desde las calderas y las bombas hasta las tuberías y los radiadores.

En este contexto, para que el conjunto de la instalación funcione correctamente, es necesario realizar un adecuado equilibrado hidráulico que asegure el mismo caudal de agua en todo el sistema de distribución. Sin embargo, si este proceso no se realiza correctamente, al individualizar el consumo de calefacción central se pueden producir una serie de problemas:

  1. Algunos radiadores no calientan. Cuando, tras la individualización, algunos radiadores no calientan, es más que probable que la causa sea que se produzca una falta de caudal de agua debido a un problema en la sala de calderas, que la bomba no sea la adecuada o que se haya realizado un mal equilibrado hidráulico de toda la instalación. También se han dado casos en los que las válvulas termostáticas están mal ubicadas dentro de cubreradiadores, hornacinas, detrás de las cortinas, etc. o que falten sensores remotos.
  2. Se escuchan ruidos. La aparición de ruidos tras individualizar el consumo de calefacción central es un síntoma de que la instalación no está funcionando correctamente. Los factores pueden ser múltiples: falta de caudal variable en las bombas, que el caudal variable esté mal regulado, etc.
  3. La temperatura no se corresponde con la deseada ( es muy alta o muy baja). Cuando, a pesar de regularla, el usuario obtiene una temperatura no deseada por ser demasiado baja o demasiado alta, puede ser debido a dos problemas: que los cabezales termostáticos tengan un tiempo de respuesta lento (alta histéresis); o que debido a un mal equilibrado la llave de la válvula no tenga suficiente autoridad para regular el radiador.
  4. La caldera se para o se avería. El mal funcionamiento de una caldera después de individualizar el consumo de calefacción no es algo que debe tomarse como algo normal. Es síntoma de que el sistema no está funcionando correctamente; un problema que puede ser causado porque falta un caudal mínimo de agua, o bien porque se está produciendo un sobrecalentamiento de la caldera.
  5. Bajo rendimiento de la caldera de condensación. El objetivo de instalar una caldera de condensación es obtener una máxima eficiencia energética. Con respecto a una caldera tradicional, una caldera de condensación puede alcanzar un rendimiento de hasta el  109% y puede generar ahorros de hasta el 25%.  Por el contrario, si la caldera rinde por debajo de lo estipulado, hace falta revisar qué está fallando. Una de las causas puede ser que se estén mezclando los conductos de ida y de retorno.

¿Cómo evitar este tipo de problemas?

Para evitar problemas antes, durante y después de individualizar el consumo de calefacción central, desde el Departamento Técnico de Remica Servicios Energéticos aconsejan contratar a una empresa experta en gestión energética con experiencia demostrable, que ofrezca una solución integral de toda la instalación.  De ese  modo, no se diluyen responsabilidades y se facilita la comunicación, ya que las comunidades de propietarios solo deben contactar con un único interlocutor si surge cualquier problema en la instalación. 

Contar con una compañía experimentada garantiza que el diseño y ejecución de la instalación se realizará correctamente y que tendrá en cuenta todas las acciones oportunas a realizar. Es necesario que se realice un estudio previo de la nueva distribución hidráulica, así como de las soluciones técnicas que se adoptarán en la sala de calderas. La empresa también deberá realizar una memoria de cálculo del equilibrado hidráulico.

Al finalizar las obras que permiten individualizar el consumo de calefacción central, los usuarios deben ser conscientes de que tienen derecho a que la empresa les proporcione documentación que describa el funcionamiento del sistema. Además, la instalación debe pasar un control de calidad, y la empresa encargada de la gestión energética debe realizar un memorándum y resumen del tipo de válvulas y repartidores instalados por vivienda, así como una memoria de cálculo “As-Build”.