La tendencia a la baja es clara, pero los niveles de partida han sido demasiado altos como para estar conformes con su ritmo de caída ahora. 

¿Qué significa esto? Entre otras razones, que el BCE se ve obligado a mantener una política monetaria demasiado laxa durante demasiado tiempo. ¿Implicaciones? Desde eliminar la presión a los gobiernos para aplicar reformas y ajustes que eleven el crecimiento potencial y reduzcan riesgos a medio plazo, hasta la posibilidad de generar excesos en los precios de los activos financieros incluyendo un crecimiento demasiado rápido del crédito de mercado frente al bancario. Además, tampoco fuerza a la propia banca a que elimine de su balance los activos dañados.

El FMI estima que el nivel morosidad en la banca europea supera el trillón de euros, lo que supone el 9 % del producto. Y es el doble al nivel de morosidad en 2009.

El ritmo de caída de la morosidad de la banca europea ha sido menor al de la banca norteamericana. El FMI considera que hay serios impedimentos en las áreas de supervisión, legal y el propio mercado de deuda distrissed para un ajuste más rápido de la morosidad bancaria en Europa.

morosidad



En opinión del FMI, acelerar el ajuste de la morosidad requiere de la aplicación simultánea de tres pilares:

1. Presión a la banca para que saque de balance o reestructure los préstamos impagados
2. Reformas para facilitar legalmente la insolvencia y reestructuración de la deuda
3. Desarrollo del mercado de deuda distressed, mejorando su infraestructura y creando demanda en este mercado a través de la creación de compañías que ofrezcan liquidez

morosidad banca