En el análisis técnico hay multitud de indicadores de bolsa que nos permiten identificar la tendencia o el momento que vive una acción o un índice bursátil. También, hay indicadores que nos ofrecen la fuerza de una determinada tendencia, ya sea alcista o bajista, como es el caso del ADX.

El ADX (Average Directional Movement Index) o índice de movimiento direccional es un indicador elaborado por Welles Wilder que nos permite obtener información acerca de la fuerza de la tendencia del mercado.  A la hora de interpretarlo, se trata de un indicador normalizado o cerrado, comprendido en una escala que va desde 0 hasta 100. De cara a averiguar la fuerza de la tendencia, habrá que estar atento a si se sitúa en un nivel bajo (menor fortaleza de la tendencia) o en un nivel alto (mayor fortaleza).

En cuanto a su cálculo, se realiza a partir del Índice de Movimiento Direccional, que se descompone en DI+ (índice direccional positivo) y DI- (índice direccional negativo). De cara a realizar alguna operativa, habrá que estar atentos a si el DI+ se cruza al alza con el DI- lo que nos sugeriría una opción de compra o si por el contrario es el DI- el que se impone al DI+ dando lugar a una operación de venta o apertura de ‘cortos’.

Una interpretación más detallada nos muestra como lecturas inferiores a 20 puntos nos indican un mercado sin tendencia con baja volatilidad, mientras que si son superiores a la cifra mencionada anteriormente podríamos asistir al inicio de una tendencia, ya sea alcista o bajista, que comenzaría a perder fuerza si estando por encima de 40 comienza a disminuir, como muestra el gráfico inferior.

Gráfico que muestra el ADX

ADX


Fuente: Visual Chart y elaboración propia

Visual Chart, que permite el cálculo del ADX, muestra como el indicador comienza a subir desde los 20 hasta por encima de los 40 (zona marcada con verde en el nivel intermedio), lo que mostraría una tendencia alcista. Aun así, ésta empieza a perder fuerza a medida que baja de dicha cifra, asistiendo a un movimiento lateral en el mercado.