Las declaraciones de Vladimir Putin no han hecho más que conseguir que los principales índices europeos incrementen las ganancias con las que han comenzado la sesión. El presidente de Rusia ha confirmado que, a pesar de las tormentas en los mercados, tienen presupuesto federal con superávit. 
 
Quizás era lo que estaba esperando el mercado después de las fuertes caídas que ha experimentado el crudo en los últimos días. El pulso que está echando Arabia Saudi al resto de economías productoras de crudo - especialmente Rusia - ha provocado que todas las miradas estén centrados de nuevo en el gobierno del Kremlin. Más después de que el Banco Central ruso decidiera incrementar hasta el 17% - desde el 10.5% previo- los tipos de interés para salvar al rublo.  Hoy el presidente de la economía rusa ha confirmado que el rublo tiene que subir de forma inevitable.  De hecho, ayer el ministerio de finanzas anunció una "intervención en el mercado de de divisas comprando un rublo extremadamente devaluado y vendiendo sus reservas en otras monedas". Hasta 7.000 millones de dólares podrían ser utilizados para esta intervención. 

Entre los puntos más relevantes de la conferencia de Putin se encuentran:

-- El crecimiento hasta octubre ha sido del 0.6/0.7 %
-- Pese a las turbulencias, los ingresos públicos por encima de los gastos
-- El deterioro actual económico se debe a factores externos....puede continuar durante los próximos dos años, pero luego mejorará más rápida
-- La economía rusa se adaptara las dificultades si estas se mantienen
-- El Banco Central no va a perder sus reservas de forma irreflexiva
-- Otras medidas podrían ser tomadas de forma más eficiente para recuperar la calma en los mercados
-- El Banco Central necesita seguir con la tensión de liquidez
-- Pero los tipos de interés actuales no van a mantenerse durante toda la Crisis
-- Las medidas monetarias deben tomarse con mayor rapidez
-- El Gobierno también tomará medidas para recuperar la estabilidad; no sólo le corresponde al Banco Central


Total, hará todo lo que sea posible para salvar su economía. Pero cuidado, el Banco Central ruso ya ha gastado más de 80.000 millones de dólares  y los expertos advierten de que, en caso de seguir así, Rusia apenas tendrá márgen para soportar la presión. 

Pero hay un factor más. El precio del petróleo. La caída del barril de crudo hasta niveles que rondan los 60 dólares supone una contracción de los márgenes de una economía que necesita que, como mínimo se coticen a 44 dólares para cubrir los costes de extracción.  Arabia Saudí y los vecinos del Golfo Pérsico tienen una posición de control  y no han dudado en enviar mensajes el mercado de que no habrá ninguna restricción de la demanda "aunque los precios caigan por debajo de los 40 dólares/barril".

El desplome del precio del petróleo conlleva una caída de las acciones rusas y, por ende, un incremento de los CDs.
Fuente: Fidelity Worldwide


IMpacto petróleo en la bolsa rusa

Parece que las  medidas tomadas por el  gobierno ruso han sido suficientes para calmar a los mercados. De hecho, aunque han continuado parte del rebote con el que finalizaron ayer la sesión, tras las palabras de Putin se han incrementado los rebotes.

Subidas de lbex 35, DAX, CAC-40 y FTS100. Fuente: Yahoo Finance
Subida de los índices