Parques Reunidos cerró el primer trimestre fiscal con unas pérdidas de 20 millones de euros, lo que supuso reducir en un 43,7% los números rojos del anterior trimestre. además, el ebitda trimestral también fue negativo, de 1,9 millones de pérdidas.
 
Los resultados de Parques Reunidos, en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, muestran un incremento en las ventas y una mejora del EBITDA, resultado operativo y resultado neto.

El beneficio por acción ha registrado una mejora del 44%, -0.44 euros en el 1T 2016 vs -0.25 euros en el 1T 2017, debido entre otros al impacto positivo en resultados del acuerdo alcanzado con CACSA y el descenso de la carga financiera por la refinanciación llevada a cabo tras la salida a bolsa.

El programa de inversiones planificado para el ejercicio se está desarrollando según lo programado: nuevas atracciones con apertura en la temporada alta, desarrollos de realidad virtual en parques como Warner y Kennywood, proyectos de expansión en Warner Beach y alojamientos del Slagharen Park.

El primer trimestre del ejercicio es un periodo de temporada baja para el negocio, las ventas registradas en el mismo son aproximadamente el 10% de las ventas totales del ejercicio.
 
Desde el  grupo de entretenimiento reconocen que siguen con la búsqueda de oportunidades para adquirir parques con potencial de mejoras operativas que refuercen el portfolio existente.
 
Parques Reunidos propondrá en la próxima junta de accionistas, cuya convocatoria harán pública el día 9 de este mes, la distribución de un dividendo por importe de 0,2477 euros brutos por acción.