Creo que después de las fuertes caídas con las que iniciamos el año la situación se estabiliza y apunta a una mejora. No solo la valoración por fundamentales está más ajustado sino es una situación más de apoyo por parte de los bancos centrales, como el BCE.  Ayuda que el petróleo está más alto y las bolsas asiáticas apoyan bien. Creemos que las bases siguen siendo sólidas y los indicadores de confianza muestren que Europa está aguantando bien la situación de los emergentes.

¿Podríamos haber visto lo peor? Como  mínimos en el corto plazo sí. Hay bases para esperar en próximas semanas una corrección al alza significativa pero seguimos en un contexto de incertidumbre donde los episodios de volatilidad seguirán produciéndose. En este escenario ¿Qué consejo daría a los ahorradores? Los inversores más cautos tendrían que tener prudencia. En general, en España todos los sectores vinculados a la demanda interna podrían hacerlo bien, quizás con la idea de que hay que aguantar los momentos de incertidumbre derivados de la situación política.

En otros países europeos tienen incertidumbres propias de forma que no hay mucha tensión en cuanto a la situación económica española la forma en que se solucione el tema político. De momento la situación aguante perfectamente, no se ven distensiones importantes en el mercado español.

Los pocos resultados que hemos conocido hasta ahora han ido en un tono positivo. Y seguirá así.

Declaraciones a Radio Intereconomia