El beneficio neto de MAPFRE en los tres primeros meses del ejercicio 2017 ascendió a 206 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,5% respecto al primer trimestre del año anterior. España, Brasil y Estados Unidos, junto con Mapfre Re, siguen impulsando el crecimiento. 

Las primas de Mapfre se situaron en más de 6.675 millones de euros, un 9,2% más que en los tres primeros meses del año anterior, destacando el excelente comportamiento del negocio de Vida en el Área Territorial Iberia y la evolución de los seguros generales y de vida en Brasil.

Los ingresos del Grupo, por su parte, crecieron un 8,1% hasta los 7.855 millones de euros, afianzando la tendencia de crecimiento de los últimos años.

El patrimonio neto al cierre del primer trimestre de 2017 se situó en 11.221 millones de euros, un 7,2% más que al finalizar marzo de 2016, mientras que los fondos propios, por su parte, aumentaron un 6,6% hasta los 9.053 millones de euros, y los activos totales se incrementaron un 6,6% y al cierre de marzo se situaron en 69.732 millones de euros.

Las inversiones de Mapfre, incluyendo los inmuebles de uso propio, ascendieron a 50.637 millones de euros, un 6,6% más, y por primera vez en la historia de la compañía se supera la cifra de los 50.000 millones de euros. En el contexto actual de bajos tipos de interés en Europa se han reducido ligeramente las inversiones en renta fija e incrementando posiciones en activos de renta variable y, en menor medida, en activos alternativos. El 54,8% de las inversiones totales de Mapfre corresponden a renta fija de gobiernos, mientras que el 19,2% corresponden a renta fija corporativa.

El Consejo de Administración ha acordado abonar el dividendo complementario con cargo a los resultados del ejercicio 2016 de 0,085 euros brutos por acción el próximo día 20 de junio. De este modo, Mapfre destinará a pagar a sus accionistas 447 millones de euros, con cargo a los resultados del ejercicio 2016, un 11,5% más que el año anterior, y eleva su pay out desde el 56,5 al 57,6%.