“Parece que la apertura debería venir mixta en Europa después de que el cierre de Wall Street fuera bueno, pero las bolsas asiáticas hayan cotizado de forma mixta”.

 ¿Por qué ayer Wall Street cerró en positivo? porque los datos de inventarios de petróleo estuvieron más en línea con lo previsto, lo que tranquilizó algo más en al mercado.
 
Lo que hay es un temor a que la inestabilidad financiara global se traduzca en una recesión a finales de año o principios de 2017, aunque los fundamentales no apuntan a eso. Es más el miedo a la normalización de China, la subida de tipos en EEUU, la caída del petróleo lo que está cotizando el mercado. Así, los castigos han sido excesivos, pero la volatilidad sigue presente.

La actuación de los Bancos Centrales, que fue muy importante al principio, luego tiene una eficacia limitada. El BCE tomará más medidas que tendrán influencia en algunos sectores, pero no en el bancario. La eficacia del crecimiento cada vez es más cuestionable.
 
Los resultados en EEUU están yendo mejor de lo esperado, sobre todo por beneficios. En Europa vienen apoyados por los ingresos, aunque los beneficios netos están siendo peores y los guidance siguen siendo revisados a la baja”.
 
Declaraciones a Radio Intereconomía