BMW, Volkswagen, Peugeot o Continental  se ven arrastradas por la rebaja de perspectivas de Daimler. Las exportadores de automóviles se ven amenazadas por su vulnerabilidad a la guerra de aranceles entre EEUU y China.

 

Fabricante de coches Daimler

El Daxronda los descensos del punto porcentual a media sesión bursátil de este jueves lastrado por los temores a la escalada de tensión arancelaria entre EEUU y China.  La primera víctima en poner voz a los daños de las bravuconadas comerciales entre Washington y Pekín ha sido Daimler (-4,48%). La automovilística lanzaba un 'profit warning' que animaba a las ventas no sólo a sus inversores sino también a los de BMW (-3,11%), Volkswagen (-4,02%) o Continental (-2,55%) en el Dax o los de Peugeot(-2,10%)  en el principal selectivo francés, después de que el gigante asiático haya asegurado que  responderá si se materializan las últimas amenazas de Donald Trump. Para añadirle más leña al fuego, la Unión Europea penalizará desde este viernes, con aranceles por valor de 2.800 millones de euros,  a los productos estadounidenses como el tabaco, el whisky o los pantalones vaqueros.

Así las cosas, preocupa cada vez más que la guerra comercial, especialmente por las tarifas, acabe por convertirse en una contienda a gran escala, como confirma el analista de Link Securities, Juan José Fernández-Figarés, que recuerda que este mismo martes durante el simposio que se celebra en la localidad portugusa de Sintra, los líderes de los principales bancos centrales del mundo advirtieron de los conflictos podrían terminar afectando a los mercados financieros y dañar la economía mundial, lo que podría prolongar la era de las tasas de interés “ultrabajas”. Desde Alphavalue esperan que la sangre no llegue al rio, pero mantienen la cautela. En su informe diario la firma recuerda que “ayer surgieron rumores de que Pekin podría considerar la devaluación del yuan para contrarrestar el efecto Trump, mientras que el Secretario de Comercio del norteamericano, Wilbur Ross, aseguraba públicamente que la estrategia del presidente de EEUU es demostrar a China que mantener su camino actual va a ser mucho más doloroso que cambiar su comportamiento”.

BMW o Volkswagen podrían ir detrás de de Daimler

Con el caldo a punto de ebullición, los inversores europeos optan por la retirada. En el caso de las automovilísticas, los Suv Mercedes-Benz de Daimler son uno de los principales vehículos exportados de EEUU a China por lo que Daimler revisaba a la baja sus previsiones de resultados para 2018. El líder mundial de coches de lujo y de camiones y casa matriz de mercedes disminuye sus pronósticos de beneficio de exportación (EBIT) porque considera que las caídas que puede tener en los beneficios en su comercio con el gigante asiático no va a poderlos compensar con otros mercados ni repercutirlo en el precio. De esta manera, el EBIT de este ejercicio de la compañía no superará al de 2017 como tenía previsto.

Daimler ha sido la primera, pero es de esperar que otras automovilísticos sigan sus pasos. Según un estudio de Alliance Bernsetin (AB) del mes de abril, la otra germana del sector más afectada por la imposición de los aranceles chinos a las importaciones estadounidenses sería BMW, otro gigante exportador a China. En esta línea también se posiciona Bankinter que considera que este asunto acabará pesando sobre la actividad del resto de OEMs (fabricantes de vehículos). A ello también contribuirá un proceso más costoso en la certificación del nivel de emisiones, al que Daimler también hace referencia en su profit warning. Bankinter recuerda que hace unos días el fabricante asumía la retirada de 238.000 vehículos en Alemania por el uso de un software ilegal, que afecta en total a 774.000 vehículos. De esta manera la entidad asegura que es "preferible tomar exposición al sector aautomovilístico a través de fabricantes de componentes, porque tienen presencia local en los mercados en los que venden sus productos con lo que la imposición de aranceles tiene un efecto mucho más neutral en su actividad".