FCC no podrá continuar con el proceso de conversión de bonos después de que la sentencia del Tribunal Superior Inglés haya quedado firme. Los bonistas cuentan con el derecho a exigir a la constructora la amortización anticipada de sus bonos.
 
El Tribunal Inglés de Apelación ha decidido desestimar la apelación de la sociedad contra la sentencia dictada por el alto tribunal británico el pasado abril de 2015, según ha informado la compañía.

Según Europa Press, FCC había dejado en suspenso el proceso de conversión de un porcentaje mínimo (el 8%) de la emisión de bonos de 414 millones de euros que lanzó en 2009 y vencía en 2020, el que está en manos de los bonistas que en 2005 reclamaron judicialmente el vencimiento anticipado de estos títulos de deuda, hasta que el juez emitiera sentencia sobre este contencioso.

El saldo vivo de la emisión restante ya está totalmente liquidado. Esto ha permitido al grupo deCarlos Slim rebajar los gastos financieros. En relación al porcentaje de la emisión que todavía queda pendiente, son bonos que alcanzan un saldo vivo de 32,75 millones de euros, lo que supone el 8% del total.