Son muchos los inversores que buscan, además de rentabilidad, un valor diferencial a la hora de seleccionar sus instrumentos de inversión y de ahorro. “Los gestores tenemos un papel muy importante: financiar el mundo que queremos para cambiar el mundo que tenemos”, señalan desde Santander Asset Management, firma pionera en España con el lanzamiento en 1995 del primer fondo de inversión gestionado bajo estos criterios.  Desde entonces, la entidad no ha dejado de apostar e innovar en este sector, que está experimentando un fuerte crecimiento y se ha convertido en uno de los motores de desarrollo de esta industria a nivel internacional. La gestora de Banco Santander es, además, líder en inversión responsable con el 66% del patrimonio total gestionado en fondos ISR en nuestro país.

“Tenemos el firme objetivo de crear valor para los inversores, la sociedad y el medio ambiente, y hacerlo con vocación de sostenibilidad, visión de futuro, consistencia y calidad en sus procesos y servicios”, señalan. Este compromiso quedó patente en el primer Foro de Inversión ISR de Santander Asset Management, organizado la semana pasada en Madrid, que contó con la intervención de Miguel Arias Cañete, comisario de Acción por el Clima y Energía de la UE, quien realizó un exhaustivo análisis del contexto actual y futuro sobre el marco regulatorio general de la Unión Europea que apoya la transición hacia un modelo económico sostenible. También participó Cristina Gallach, alta comisionada para la Agenda 2030, y resaltó la importancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la necesidad de que el sector privado, y sobre todo las grandes empresas, apoyen estos principios.

 

Una de las grandes apuestas en la estrategia de inversión de la entidad son los bonos verdes que, según las estimaciones de la firma, alcanzarán los 200.000 millones de euros en 2019. De hecho, siete compañías españolas han llevado a cabo emisiones de bonos sostenibles desde comienzos de año. Entre ellas, Telefónica, que dio el pistoletazo de salida en el mes de enero con una emisión de 1.000 millones de euros y se convirtió en la primera empresa de telecomunicaciones en emitir un bono verde. Su objetivo: financiar la transformación de parte de su red de cobre en fibra óptica e incrementar así su eficiencia energética. También Iberdrola se ha convertido en un referente del sector, con casi 10.000 millones de financiación sostenible -la última emisión la realizó en febrero por 800 millones-.

santander_asset_management

Estos instrumentos, emitidos tanto por instituciones públicas como empresas privadas, destinan los fondos a financiar proyectos sostenibles en áreas tan diversas como las energías renovables, la eficiencia energética, el transporte limpio o la gestión responsable de los residuos. “Por cada mil euros invertidos en bonos verdes, se reduce en 500 kilos al año la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera”, recordó Carmen Borondo, gestora de renta fija de la gama de fondos sostenibles de Santander Asset Management. Y no sólo eso. Estos bonos tienen mayor demanda en el mercado primario -la demanda de los bonos de Telefónica fue cinco veces superior a la oferta y la de Iberdrola la multiplicó por diez- y, desde el punto de vista de la rentabilidad ofrecen una mejor evolución. “El 66% de los bonos verdes se comporta mejor que su índice de referencia”, aseguró la gestora.

Imagen que contiene texto, mapa

Descripción generada automáticamente

“La inversión responsable está en nuestro ADN, en sintonía con nuestra cultura y valores. Nuestra filosofía de inversión responsable esta basada en: evitar las empresas con prácticas comerciales dañinas o insostenibles; invertir en empresas que contribuyan a la sociedad y al medio ambiente; y utilizar la influencia como inversor para promover la buena praxis en la gestión y uso de factores ASG a través de seguimiento y votación”, indicó David García Rubio, responsable de ISR de Santander Asset Management.

El compromiso de esta firma con la inversión responsable presenta varias líneas de actuación, todas dirigidas a transmitir el valor que crea para los inversores, la sociedad y el medio ambiente la aplicación de estos criterios. Una de estas líneas está enfocada en la colaboración con distintas ONG para desarrollar iniciativas dirigidas a aquellos colectivos que están en riesgo de exclusión social. Se trata de proyectos de inserción laboral, economía social, formación para el empleo y colaboración internacional, siempre destinados a los grupos sociales más desfavorecidos. Dentro de este segmento destaca Santander Responsabilidad Solidario, un fondo ético de renta fija mixta euro que se ha convertido en el fondo de ISR más grande de la industria española y que en los últimos cinco años ha donado más de 16 millones de euros a diferentes ONG.

Además, en 2018 lanzó la primera gama de fondos sostenibles en España, integrada por dos fondos mixtos (Santander Sostenible 1 y Santander Sostenible 2) y uno de renta variable pura (Santander Sostenible Acciones). También se adelantó al mercado con el lanzamiento, el pasado mes de octubre, del primer fondo que apuesta por la igualdad de género (Santander Equality Acciones).

En la actualidad, gestiona en total nueve fondos de ISR, siete en España (Santander Responsabilidad Solidario, Santander Solidario Dividendo Europa, Inveractivo Confianza, Santander Equality Acciones y los tres fondos de la Gama Sostenible), uno en Portugal (Santander Sustentável) y uno en Brasil (Fundo Ethical).

Santander Asset Management es una gestora global, con fuertes raíces locales en Europa y Latinoamérica. Con presencia en 10 países, cuenta con un patrimonio de 172.000 millones de euros a través de todo tipo de vehículos de inversión, desde fondos de inversión y planes de pensiones hasta mandatos institucionales e inversiones alternativas.