Debido a la crisis por la que atraviesa el Banco Popular, que en cinco años ha perdido el 90% de su valor en bolsa, la fundación Barrié de la Maza, Conde Fenosa, una de las más antiguas y relevantes en España, sufre una pérdida de más de 300 millones en activos.
 
En apenas tres años, los activos de la fundación han caído desde los 384 millones en 2013 hasta los 311 millones en 2015. Entre estas cifras, gran parte estaba concentrado en acciones del Banco Popular, que pasó de representar en el año 2013 de 243 millones de euros de los activos a suponer 169 millones de euros en 2015.

La caída de activos de la fundación se ha acelerado gracias al hundimiento de las acciones de Popular, ya que en febrero de 2011 alcanzó máximos en la bolsa al cotizar 9,7 euros por título, y que actualmente ha pasado a cotizar 0,9 euros. Se estima que en conjunto Popular podría suponer ya menos de 100 millones en los activos de la Fundación Conde Fenosa.
En el año 2012 Barrié de la Maza recibió más del 8% de popular a cambio del 42% que este poseía del Banco Pastor. Cuando se completó esta operación las acciones que recibió Barrié de la Maza de Banco Popular (147 millones) estaban valoradas en unos mil millones de euros.

Según la comunicación de la CMNV, Barrié de la Maza mantenía cerca de 55,8 millones de acciones de popular a comienzos del año 2016, que a precios del pasado viernes valían unos 50 millones de euros, esas mismas acciones que hace cuatro años estaban valoradas casi en 400 millones, por lo que el impacto negativo de la caída de Popular ha supuesto para esta fundación una perdida entorno a los 350 millones de euros.

Hasta el año 2014 todas las inversiones financieras a largo plazo estaban concentradas en acciones de popular, ya que de 233 millones de euros, 232 eran de esta entidad, y apenas 400.000 euros pertenecían a otras participaciones. Barrié intento acelerar su diversificación en el año 2015 pero no ha sido suficiente.  

Según la última memoria del 2015 de Barrié, este mantenía un 2,58% de Popular, una entidad que aunque ya no le distribuye dividendos, le proporciona actualmente otros recursos fundamentales, como los ingresos por alquiler de edificios. En el caso de las sedes de Banco Pastor en Coruña y Vigo, estos inmuebles fueron comprados por la Fundación Pastor en el año 2009. Una operación en el cual se vinculaba una cláusula de arrendamiento al Banco Pastor, con la opción de poder recomprar las fincas durante un plazo máximo de 40 años, de los cuales, los 20 primeros son obligatorias para ambas partes. 

La absorción que llevo a cabo el Banco Pastor en 2012 por el Banco Popular, conllevaba la firma de una cesión de contrato de arrendamiento en el cual el Banco popular quedaba subrogado en todos los derechos y obligaciones derivados del mismo. El contrato de arrendamiento asciende a 5,8 millones de euros al año, por lo que este gran alquiler compone gran parte de los ingresos de la Fundación Barrié, ya que el dividendo de popular seguirá suspendido durante este año.