La semana no tiene pinta de terminar con buen tono, al menos cuando se habla de unos mercados que - en el caso del Ibex 35 – se salda con caídas del 2.8% al nivel actual. La banca se coloca como principal impulsora de los números rojos.

No hay ningún motivo aparente que lleve al selectivo español a sufrir por encima del resto de indicadores europeos. El selectivo de la bolsa española descuenta algo más del 0.7% y desciende hasta los 9881 puntos. Dice Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión que la dinámica lateral sigue su curso – entre 10552 y los 9654 puntos –en un momento de “falta de dirección que se traduce en una pérdida de momento y que provoca que los osciladores de precios se aplanen en torno a sus niveles neutrales”.

Uno de los motivos que ha llevado a la bolsa nacional a retroceder posiciones es precisamente la caída de la banca, una de las más penalizadas en la última semana. De hecho, Caixabank es el valor que más posiciones ha perdido en los últimos siete días, con una caída de más del 8%. Una recogida de beneficios que también experimentaron los accionistas de Bankia (7,9%) y en menor medida los de Sabadell (-3.9%), Bankinter (-2.9%), BBVA (-2.7%) y Santander (-2.3%).

Evolución de los bancos españoles

Evolución de los bancos


Esta misma mañana se ha publicado que, después de 17 meses consecutivos de bajadas, la deuda de los bancos que operan en España con el Banco Central Europeo (BCE) se estabilizó en febrero. La cifra de este mes fue prácticamente igual que la del mes de enero aunque, la comparación interanual muestra un descenso del 30.5%, equivalente a 83048 millones. El conjunto de las entidades de la Eurozona le debían al BCE 634.781 millones de euros en el segundo mes del año.

Relacionado con esto está el inicio de la segunda fase del test de estrés que hace el BCE sobre la banca europea. Los bancos siguen incrementando su exposición a deuda soberana que “amenazan con reducir a la mínima expresión la credibilidad de estas pruebas de resistencia, desde de que las anteriores, realizadas en 2011, ya demostrasen su ineficacia”. Los bancos españoles compraron durante el mes de enero, según las cifras publicadas por el BCE, 20.300 millones de euros en bonos soberanos, después de que en diciembre comprasen 22.400 millones. En total, las entidades españolas tienen en sus balances 277.440 millones en bonos soberanos.

Una exposición que también está en los balances de las entidades francesas, con la compra de 18600 millones en bonos en enero hasta un total, ajustado a valor de mercado, de 282.200 millones. Sin embargo, son los bancos italianos – con cerca de 406.000 millones de euros – los que más exposición tienen a la deuda de sus respectivos países. Por su parte, los bancos portugueses firmaron enero con un volumen de 39.500 millones de euros en deuda lusa.

A pesar de que en bolsa hoy es la banca española la más penalizada, lo cierto es que el resto de entidades europeas también se colocan entre los que más posiciones pierden en sus respectivos índices. Deutsche Bank pierde algo más del 1.2% - hasta los 31.02 euros – en tanto que Commerzbank corrige algo más del 1.5% en el DAX. En Francia, SG y Credit AGricol retroceden más de un punto porcentual en tanto que en Portugal, BPI y Espirito Santo retroceden más de tres puntos porcentuales a media sesión.