La compañía inmobiliaria está inmersa en un plan de negocio en el que destinará 150 millones de euros en suelo, de los que ya han sido invertidos 70.

Insur, con más de 70 años de vida a sus espaldas, se encuentra en un momento de crecimiento aprovechando la coyuntura del mercado inmobiliario. Debido a ello, en el año 2016 se trazó un plan de negocio hasta 2020 en el que se invertirían 150 millones en suelo, de los que ya se han desembolsado setenta.

El negocio de Insur se lleva a cabo gracias sus dos áreas de negocio diferenciadas: la patrimonial y la de promoción. En esta última, la compañía participa en la totalidad de la cadena, desde la financiación hasta la construcción de los mismos.

La promoción de los proyectos se lleva a cabo gracias a las diferentes joint –ventures que mantiene con múltiples socios para llevar a cabo proyectos como por ejemplo,  la construcción de unas oficinas en la zona de Madrid Río que están previstas que finalicen en 2019. Estas últimas suponen dos edificios de 14.000 metros cuadrados cada uno.

 

 

Otro de los proyectos que tiene por delante la empresa tendrá lugar en Zahara de los Atunes (Cádiz). La cartera de suelos de Insur está integrada por 30.000 metros cuadrados edificables destinados para uso hotelero. Es por ello por lo que la inmobiliaria tiene previsto abrir en el año 2020 un complejo de cuatro estrellas con 500 habitaciones. Para ello, Insur se encuentra en conversaciones con diferentes cadenas hoteleras nacionales, tal y como ha explicado Ricardo Pumar, presidente de la compañía.

“Los títulos de Insur están lejos de su potencial”

Durante el año 2017, los títulos de la inmobiliaria subieron un 28 %. No es de extrañar que la cúpula de la empresa realice una valoración positiva de la misma. Además, espera que para el año curso mejore el valor de la acción ya que “aunque haya aumentado, aún está por debajo de lo que debería”, aclara Pumar.

Añade que el mercado está empezando a apreciar el saber hacer y la capacidad de gestión de la compañía ya que otro de los objetivos de su plan estratégico era el dar a conocer la empresa y su labor en el mercado inmobiliario.

Por otro lado, la compañía, actualmente, no se plantea ninguna ampliación de capital para llevar a cabo ningún negocio en el futuro más próximo.

Los indicadores técnicos de Estrategias de inversión le dan una puntuación de 10 a la compañía y una tendencia a medio y a largo plazo alcista.

 

 

Insur nació en el año 1945 como promotora y gracias a los beneficios que se obtuvieron se creó una cartera de inmuebles destinados al arrendamiento lo que se traduce en ingresos fijos que le permiten hacer frente a los ciclos del sector inmobiliario.

Un sector en recuperación

Cada una de las operaciones de Insur se desarrolla en un panorama de recuperación del sector, que desde el año 2014 está dando un respiro y alguna que otra alegría a inmobiliarias, promotoras, gestores y constructoras.

Esta situación económica se traduce en un aumento de la demanda, una bajada de stock y, por lo tanto, una subida de los precios. Sin embargo, a pesar del incremento de los mismos aún están muy lejos los que se veían antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria.