El Rector de la Universidad de León (ULE), José Ángel Hermida y los directores de Innovación de Indra y del Centro de Excelencia en Sistemas de Seguridad (CES) de la compañía de TI, José Luis Angoso, y Antonio González Gorostiza, respectivamente, han firmado hoy un acuerdo para la puesta en marcha de un laboratorio de I+D especializado en el desarrollo de sistemas de inhibición de frecuencias de telefonía móvil.

A través de este acuerdo, Indra prestará a la ULE sus equipos para la realización conjunta de estudios y proyectos que faciliten la evolución tecnológica de los sistemas. Las pruebas se realizarán en el ámbito de la docencia y a través de la Escuela de Ingenierías Industrial e Informática.

Como primera acción, se contempla el desarrollo de un prototipo de inhibición de las comunicaciones móviles adaptado al entorno universitario utilizando la última versión de los equipos de la multinacional de TI. Los técnicos de Indra, en colaboración con  expertos y alumnos  de la Escuela de Ingenierías, ya han instalado los sistemas en varias aulas de formación y salas de conferencias con el fin de poder realizar en los próximos meses un seguimiento del uso de los inhibidores así como de su grado de aceptación.   

Los sistemas de inhibición desarrollados por Indra en su Centro de Excelencia en Sistemas de Seguridad (CES) de León constan de un conjunto de transmisores radio estratégicamente distribuidos para cancelar las comunicaciones personales e impedir cualquier conexión con el exterior.

Estrategias de Inversión
Análisis de las Super Corporaciones en bolsa
Análisis de las Super Corporaciones en bolsa

La solución de la compañía de TI ya ha sido instalada con resultados muy satisfactorios en 22 centros penitenciarios dependientes del Ministerio de Interior del Gobierno de España y en varios penales de Latinoamérica con el fin de eliminar las actividades delictivas que se puedan realizar a través del móvil. También ha sido utilizada para bloquear las comunicaciones en centros de procesos de datos, salas de juntas y reuniones o durante operaciones especiales.

Estos equipos están controlados de forma remota desde un centro de vigilancia donde el operador puede encender los dispositivos, comprobar su estado de funcionamiento o detectar cualquier manipulación por parte de personas no autorizadas. Además, esta tecnología permite delimitar el rango de acción del sistema, evitando, por ejemplo, que la población que reside cerca de los centros penales vea afectadas sus posibilidades de comunicación móvil. 

Con este acuerdo, Indra refuerza la estrecha colaboración que  mantiene con la Universidad de León. Entre las principales iniciativas en este ámbito destacan la firma de un acuerdo marco para la realización de prácticas y actividades de transferencia tecnológica así como otro específico de colaboración con el Master de Cibernética, que ofrece a los alumnos la posibilidad de desarrollar su proyecto de fin de Master en las instalaciones de la compañía de TI. La relación con la ULE se extiende también a la colaboración en el  proyecto de I+D+i SEDUCE,  que lidera Indra para la detección de explosivos en infraestructuras públicas. 

Indra en Castilla y León 

Desde 2005, Indra continúa consolidando su presencia en Castilla y León y su apuesta por el desarrollo tecnológico en esta Comunidad Autónoma. La creación del Software Lab de Salamanca, la apertura en Valladolid del Centro de Desarrollo del Parque Tecnológico de Boecillo y la puesta en marcha en León del Centro de Excelencia en Sistemas de Seguridad (CES) y del Centro de Respuesta a Incidentes Informáticos son las principales iniciativas que la compañía de TI ha impulsado en este ámbito.Entre sus últimos proyectos destaca la entrada en operación en Bembibre del Centro de Excelencia para la Integración y Desarrollo de Contenidos Multiplataforma (CEIDECOM).Todo ello ha permitido la consolidación en la región de más de 300 puestos de trabajo de alta cualificación.

Indra es la multinacional de Tecnologías de la Información número 1 en España y una de las principales de Europa y Latinoamérica. Es la segunda compañía europea de su sector por inversión en I+D, con cerca de 500 M€ invertidos en los últimos tres años. Las ventas en 2010 ascendieron a 2.557 M€ y su actividad internacional supone ya el 40%. Cuenta con más de 30.000 profesionales y con clientes en más de 100 países.