MADRID, 15 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .-

Ayer conocimos que la famila Del Pino se deshacía de la participación del 4% que tenía en el capital social de la compañía de tecnología. Esto está provocando que el título haya despertado con una caída del 3-4%. Este tipo de operaciones suele tener un efecto inmediato pero al mismo tiempo puntual. No es una caída que se deba a unos malos resultados ni afecta al día a día de la empresa. Es sólo que uno de sus accionistas se ha salido por el motivo que sea. Hemos visto en los últimos meses situaciones parecidas en Repsol e Iberdrola. En la primera con la salida de Pemex y en la segunda con la salida de Bankia. Y en ellas pasó lo mismo, una fuerte corrección durante el primer día y, poco a poco, a lo largo de las siguientes semanas el título se recuperó por completo llegando a colocar claramente por encima.
Así que no le den muchas vueltas a este tipo de operaciones porque no son para nada preocupantes. Es cierto que un accionista se sale pero al mismo tiempo hay alguien, o muchos, que al final compran dicha participación.

José María Rodríguez