Tras un acuerdo, Iberdrola ha anunciado que va a construir su primer parque eólico en las costas del estado de Massachusetts, en Estados Unidos, ya que apuesta por esta tecnología renovable de generación como una de las claves del futuro de la compañía.


Iberdrola a través de su filial Avangrid Renewables, ha tomado el 50% de la sociedad Vineyard Wind, que hasta ahora era propiedad única de Copenhagen Infraestructure Partners, para así poder desarrollar conjuntamente un proyecto eólico marino a gran escala. La capacidad final de este parque eólico se decidirá en función de los estudios técnicos, y las características del área de concesión comenzarán en 2020. Fuentes cercanas a la operación señalan que puede alcanzar los 1.000 megavatios de potencia con una inversión aproximada de 2.000 millones de euros.

Se trata de un importante acuerdo de cooperación estratégica. La combinación de los conocimientos de Avangrid Renewables en materia de energías renovables en Estados Unidos, la experiencia en financiación de infraestructuras de Copenhagen Infrastructure Partners y la especialización de Iberdrola en proyectos de eólica marina ofrecen, sin duda, una importante ventaja competitiva que permitirá a Vineyard Wind construir el primer parque eólico marino de Massachusetts y de todo Estados Unidos.

En verano de 2016 entró en vigor en Massachusetts la normativa que obliga a las compañías eléctricas a adquirir, en el plazo de 10 años, la producción de hasta 1.600 megavatios provenientes de instalaciones eólico-marinas, desencadenando una fuerte competencia entre los promotores de esta tecnología. Hasta la fecha, solo tres compañías han adquirido derechos para construir en la zona marítima del estado, incluida Vineyard Wind, cuya concesión se encuentra a 15 millas al sur de la isla de Martha's Vineyard. 

Iberdrola ya cuenta con relevantes proyectos en este sector en varios países de Europa: Reino Unido, Alemania y Francia. Por su parte, Copenhagen Infrastructure Partners presta servicios de financiación y gestión a proyectos eólico-marinos en construcción en Alemania y Escocia, incluyendo el proyecto Veja Mate, de 402 MW, en aguas de Alemania y el proyecto Beatrice, de 588 MW, cerca de la costa escocesa. La empresa danesa gestiona más de 4.000 millones de euros en activos y  adquirió Vineyard Wind en agosto de 2016.

Iberdrola ratifica con esta operación su papel como compañía eléctrica de referencia mundial en el sector de la eólica marina, gracias a un plan de inversiones perfectamente trazado y ejecutado en el que ha conseguido obtener la experiencia necesaria para competir con éxito en un sector altamente especializado. Ahora podrá aplicar su know-how al desarrollo del sector eólico marino emergente en Estados Unidos, cuya costa este reúne óptimas condiciones de profundidad y recurso eólico.