Son declaraciones del presidente de BBVA en la junta de accionistas que se ha celebrado hoy en Bilbao.

“La industria financiera y las entidades que la componen afrontan retos cruciales y necesitan una transformación radical. BBVA está en condiciones para superar estos retos y convertirse en un líder de la industria del siglo XXI. Porque desde hace años estamos trabajando para este futuro”, ha señalado Francisco González, presidente de BBVA. .

Una vez inaugurada la Junta General de Accionistas, el presiente de la entidad ha articulado su intervención en tres temas: el entorno económico de 2013 y las perspectivas para 2014, los resultados de BBVA y la transformación del banco para afrontar los cambios en la industria financiera.

En 2013, “en Europa –y en España- hemos vivido bajo los efectos de la crisis. Pero en el terreno macroeconómico se han dado pasos en la buena dirección”, ha explicado el presidente de BBVA. Sin embargo, los retos actuales son todavía importantes, en su opinión: en Estados Unidos, la salida de la expansión monetaria sin estrangular el crecimiento; en Europa, avanzar en la hoja de ruta de reforzamiento institucional; los países emergentes han de perseverar con las reformas que corrijan sus desequilibrios y consoliden un crecimiento sostenible; y en el sector financiero global, seguir gestionando la crisis.

En cuanto a España, Francisco González considera que “la percepción internacional sobre nuestra economía ha mejorado, la inversión extranjera regresa; la prima de riesgo ha caído más de 300 puntos en los últimos 18 meses y las agencias de rating comienzan a revisar al alza el rating de España”. Sin embargo, ha advertido que el país “ha salido de la recesión, pero no de la crisis” y “los desequilibrios son todavía muy importantes”. En concreto, se ha referido a la tasa de desempleo (26%), el endeudamiento privado (260% del PIB) y la deuda pública, que se aproxima al 100% del PIB.

Asimismo, el presidente de BBVA ha recalcado la necesidad de “impulsar la competitividad”, “completar la reestructuración de las cajas de ahorro y devolverlas al sector privado lo antes posible” y “combatir la corrupción para conseguir un nuevo modelo de crecimiento más sostenible y justo”.

A continuación, Francisco González ha repasado las principales magnitudes de la cuenta de resultados de 2013. Ha reconocido que “la solvencia de BBVA es más fuerte que nunca”, según Francisco González. En 2013, BBVA ha generado 82 puntos básicos de capital, en su mayor parte por generación de resultados, hasta llegar a un 9,8% de core capital a cierre de año, en términos de Basilea III fully loaded, muy por encima de los niveles que se exigirán en los próximos años. “Estamos en una posición holgada para superar con buena nota las próximas pruebas de estrés”, ha añadido.

El mercado ha respaldado estos resultados con una revalorización de la acción del 28,6% en 2013. Francisco González ha trasladado a los accionistas que “incorporando el dividendo, el retorno total para el accionista ascendió al 36,3%, sensiblemente por encima de la media de las entidades comparables”.

El presidente de BBVA ha explicado la nueva política de remuneración del accionista, que tiene como objetivo a medio plazo distribuir el 35-40% del beneficio atribuido, íntegramente en efectivo. “Nos planteamos llevarlo a cabo de forma progresiva, en función de las circunstancias del mercado y regulatorias”. En el actual período de transición, BBVA complementará los pagos en efectivo con el Dividendo Opción, que permite al accionista elegir el cobro en efectivo o en acciones. En abril, BBVA pagará 17 céntimos de euro por acción bajo esta última fórmula.

Visión de futuro

Para terminar su discurso, Francisco González ha presentado su visión de futuro sobre el Grupo BBVA. El presidente de BBVA ha dibujado los cambios provocados por el avance de la tecnología y la entrada de nuevos competidores digitales en el negocio de las finanzas. “La banca convencional, lo que yo llamo la vieja banca analógica, tiene que enfrentarse al cambio o afrontar un proceso acelerado de extinción”, ha afirmado. Para sobrevivir en este nuevo entorno, sostiene que los bancos deben convertir su principal ventaja competitiva –la información - en conocimiento, para aportar verdadero valor a sus clientes.

Por su parte, el consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, ha dedicado su intervención a explicar el desempeño del banco en 2013. En primer lugar, la prioridad ha sido “mantener la recurrencia de los ingresos”. En este sentido, ha recordado que “BBVA ha seguido generando cada trimestre un margen bruto superior a 5.000 millones de euros, gracias a nuestra estrategia de diversificación, que cuenta con un conjunto equilibrado de negocios entre economías emergentes y desarrolladas”.

Ángel Cano ha comentado las claves de cada área de negocio: en España, “BBVA ha vuelto a demostrar su fortaleza en esta geografía”, lo que se refleja en la captación rentable y sostenible de clientes y en el incremento de cuota, tanto en recursos como en créditos. La tasa de mora se ha visto afectada por la dificultad del entorno, pero se sitúa muy por debajo de la media del sistema. En Estados Unidos, la actividad de los negocios crece tanto en inversión como en recursos, aunque la evolución de los ingresos se ha visto afectada por los bajos tipos de interés. En China, BBVA sigue manteniéndose como accionista de referencia de CNCB, con una participación del 9,9%.
México ha mostrado un fuerte dinamismo, tanto en inversión como en recursos, donde crece a doble dígito. La actividad se ha trasladado a los márgenes, con crecimientos superiores al 8%. “BBVA Bancomer se posiciona, una vez más, como la principal franquicia del país, en un mercado con elevado potencial de crecimiento”. (...)

Para terminar, Ángel Cano ha subrayado cuáles son los objetivos del banco para los próximos años: multiplicar por dos los clientes que operan en internet y por cuatro aquellos que operan a través del móvil, así como ser el banco más recomendado por nuestros clientes en todas las geografías donde BBVA está presente.