Ferrovial ha confirmado su intención de adquirir varios proyectos en Brasil. La empresa, presidida por Rafael del Pino, ha afirmado a las autoridades brasileñas su intención de “tomar el control de una concesión de 436 kilómetros de longitud en el estado de Pará y otra de 250 kilómetros en Rondonia”, publica el diario Expansión.
 
Isolux Corsán ha conseguido captar el interés de Ferrovial, tras su reestructuración de la deuda y los cambios en su gestión. Ambas están negociando un acuerdo por el que la compañía de infraestructuras Ferrovial compartirá los proyectos de líneas eléctricas de Isolux en Brasil.

Todavía no se ha acordado el porcentaje de capital que aportará cada uno de los socios, aunque “si Ferrovial  da el visto bueno a la operación tras la due dilligence, tomará la mayoría de las dos sociedades concesionarias, cuya inversion  en términos de equity sobrepasa los 800 millones de reales brasileños (alrededor de 220 millones de euros).

Todos estos activos fueron adquiridos por Isolux en el año 2015 mediante subasta, pero no pudieron conseguir el cierre financiero de los proyectos. Varios años llevaba Ferrovial oteando las oportunidades en los mercados brasileños, pero nunca había decidido dar el paso debido a que suponía que el riesgo en su economía era más alto.

Pero finalmente Ferrovial envió una declaración a la Agencia Nacional de Energía Eléctrica de Brasil, Aneel, mostrando su interés en este nuevo proyecto.