FCC ha lanzado su anunciada macroemisión de bonos por importe de 1.350 millones de euros a través de su filial del negocio del agua Aqualia. Los bonos se emitirán con un vencimiento de entre cinco y diez años, y esta cantidad será lo que el grupo empleará para amortizar una parte de los 4.500 millones de deuda financiera.

De los 1.359 millones de euros que FCC emitirá en forma de bonos, 700 millones tienen forma de un bono a cinco años, por el cual Aqualia pagará un cupón anual de 1,413%. Los 650 restantes vencen a plazo mayor, 10 años, y por eso abonan un interés más alto que será del 2,629%. Ambas emisiones contarán con las garantías reales sobre determinados activos del grupo FCC Aqualia. El cierre y desembolso de las emisiones se realizará en los próximos días una vez cumplidas las condiciones suspensivas habituales de este tipo de operaciones.

Aqualia se ha convertido así, en la principal garantía de la refinanciación de FCC, además de ser el negocio más potente de FCC, con una cifra de ventas de 1.000 millones de euros y un ebitda de 228 millones en 2016. Aunque durante los dos últimos años la compañía ha sufrido un buen frenazo en el crecimiento debido a los problemas de la matriz, sigue siendo uno de los líderes europeos del sector.

Destacar que esta emisión de bonos ha sido acompañado de un plan estratégico hasta 2021 de Aqualia en el cual se prevé un crecimiento de la cifra de negocio del 2,5% en los próximos tres años y una reducción del apalancamiento al limitar las inversiones y el reparto de dividendo. 

Puede acceder a nuestros indicadores técnicos sobre fomento construcciones en nuestra zona Premium