Después de los resultados empresariales toca estar pendientes de los datos macro. Unas referencias que harán que el BCE actúe. Entretanto, los mercados minimizan riesgos, explica Jesús Sánchez Quiñones, de REnta 4.
Una vez acabados los resultados empresariales tenemos que mirar a los datos macro. “Hoy tendremos el deflactor de consumo subyacente, que es la medida que mira la FED, y en Europa el índice de precios del mes de marzo, donde sí tendremos muestras de ciertas presiones inflacionistas, sobre todo en los países del sur de Europa. La próxima semana, reunión del BCE y “veremos si el dato que conoceremos hoy promoverá algún cambio de actuación del organismo”

El presidente del Bundesbank dijo unas palabras de las que posteriormente se desdijo. El BCE dijo que tenían que producir precios negativos y sólo hay tres países que tengan estos precios. Además tiene que ser generalizada en los componentes de las inflaciones de cada país y que se produzca durante muchos meses. “Ninguna de estas tres claves se está dando por lo que no hay motivos para considerar que el BCE vaya a actuar. Es cierto que las previsiones de 2016 de inflación del 1% está por debajo del objetivo”.

El mercado está minimizando los riesgos, “hay que recordar que cuando se producen turbulencias puede haber movimientos bruscos pero mejor esperar caídas para tomar posiciones”.


Declaraciones a Radio Intereconomia