MADRID, 18 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- En la sesión de ayer el índice VIX se disparó un 32,18% en una única sesión cerrando en los 14,54 puntos. Este índice, el CBOE VIX (Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index) es el indicador que nos mide la volatilidad implícita de varias opciones sobre acciones del S&P 500.
Pues bien, si echamos la vista atrás resulta que la volatilidad, poco a poco, ha ido incrementándose en las últimas semanas primero a raíz del desplome de la cotización del primer banco luso (Banco Espirito Santo) como consecuencia de los graves problemas financieros por los que está pasando. La mala situación del primer banco luso ha dejado tocadas a las principales bolsas del Viejo Continente, que desde los máximos del año se han dejado en torno al 6-7% desde los máximos anuales (con una bolsa italiana dejándose un 10% y la portuguesa hundiéndose un 21%). Si a esto le unimos la trágica noticia conocida ayer del derribo de un avión de la compañía Malaysia Airlines en Ucrania que ha dejado 298 muertos y todos los problemas geopolíticos así como las tensiones que se pueden derivar de la misma más la intervención militar terrestre por parte de Israel en Gaza tenemos el cocktail perfecto para que la incertidumbre y las dudas asolen a las bolsas mundiales. Y si hay algo que detestan los mercados, que odian profundamente, es la incertidumbre. Y esto es realmente lo que mide el VIX. De hecho mirando el gráfico no observo ninguna vela alcista tan potente que se parezca desde comienzos de año (con el flashcrash de la sesión del 24 de enero tras la devaluación del peso argentino).
Dicho esto no quiero decir con ello que tengamos que asistir necesariamente a un nuevo desplome de los mercados pero sí que debería ser entendido como un toque de atención, un aviso a navegantes. Pues como decimos en muchas ocasiones “sabemos cómo empiezan las cosas pero nunca cómo terminan...”

José María Rodríguez

¡Cuidado! No me está gustando lo que estoy viendo en el Euro Stoxx 50