El Tesoro ha colocado 4.800 millones de euros en la segunda subasta de largo plazo que realiza esta semana. El organismo partía con un objetivo de colocación de entre 4.500 y 5.500 millones. 

En concreto, el Tesoro ha vendido 1.835 millones en papel con vencimiento en 2018.
La demanda se ha moderado con respecto a la última subasta, con un btc de 1.9 veces (4.9).
La rentabilidad media ha subido ligeramente hasta 0.402 % desde 0.342 %.

Ha emitido 1.400 millones en papel a 5 años.
La demanda total elevada con un btc de 2.4 veces (2.2).
La rentabilidad media ha caído hasta niveles de 1.016 % (1.05 %).

Por último, ha colocado 1.560 millones en papel a 2025.
La demanda total ha sido de 2.5 veces la adjudicación (1.8).
La rentabilidad media se ha colocado en 2.145 % (2.128 %).