 El informe señala que la economía española inicia la senda de la recuperación tras lograr en el segundo trimestre el punto de inflexión hacia el crecimiento positivo.

 Los indicadores apuntan a que el crecimiento se acelerará en 2014 hasta alcanzar un incremento cercano al 1%.

 España está a la vanguardia mundial en sectores claves que han de ser palanca para la recuperación, como las TIC, la automoción, la biotecnología o la industria agroalimentaria.

 En línea con las conclusiones del informe presentado en abril, “España, un país de oportunidades”, el Presidente de Repsol ha afirmado que “los pasos andados desde el inicio de la crisis, han situado a la economía española en la mejor situación posible respecto a las economías europeas similares”.

 Brufau ha señalado durante su intervención que “las bondades de los productos españoles han quedado manifiestas” ya que “el peso de las ventas de bienes y servicios al exterior ha pasado a un 32% de PIB, a la altura de economías catalogadas como exportadoras”.

Antonio Brufau, Presidente de Repsol, ha presentado hoy en Barcelona el documento “España emprende y exporta”, elaborado por el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC).
En el acto, que ha tenido lugar en la Casa Llotja de Mar y que ha sido presentado por Miquel Valls, Presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, han intervenido Salvador Tous, Presidente de Honor de Tous, Marc Puig Presidente y Consejero Delegado de Puig y Fernando Casado, Director del CEC.

En línea con las conclusiones del informe presentado en abril, “España, un país de oportunidades” Brufau ha destacado la “capacidad de la economía española para recuperar una senda robusta y sostenible de crecimiento” expuesta a través del documento España emprende e importa. El Presidente de Repsol, ha indicado que “los pasos andados desde el inicio de la crisis, han situado a la economía española en la mejor situación posible respecto a las economías europeas que tenían desequilibrios similares o incluso inferiores en magnitud”.

Brufau ha recapitulado las principales políticas internas que han permitido este desempeño favorable de la economía española y que según explicó han consistido en “la reestructuración y reordenación de nuestro sistema bancario, el ajuste de los costes laborales unitarios frente al resto de países de la Unión Europea y el consiguiente impulso de la competitividad, y la implantación de reformas estructurales encaminadas a aumentar la flexibilidad interna de la economía”.

El Presidente de Repsol ha afirmado también que “existen retos pendientes”, como un “necesario avance institucional” de la Unión Europea o “formalizar la Unión Bancaria y un Tesoro Europeo”. En cuanto al ámbito interno, Brufau ha señalado que España es “capaz de emprender y exportar” y que “en tan sólo seis años y coincidiendo con la crisis en el mercado internacional de las economías avanzadas, el peso de las ventas de bienes y servicios al exterior ha pasado de un 25% del PIB a un 32%, a la altura de economías catalogadas como exportadoras”.

La economía española inicia la senda de la recuperación

En línea con las conclusiones del informe presentado en abril, España, un país de oportunidades, el CEC se reafirma en las buenas perspectivas económicas para nuestro país y ha puesto en marcha una gira por 12 ciudades para difundir el documento España, emprende y exporta, en el que se recogen las fortalezas que sustentan la fiabilidad y solvencia de la economía española.

Según el estudio, que hoy se ha presentado en Barcelona, el dinamismo del sector exportador, la mejora cíclica mundial y las reformas realizadas desde el inicio de la crisis han hecho posible que la economía española haya alcanzado en el segundo trimestre de este año un punto de inflexión. En este sentido, los indicadores corroboran esta mejora con la previsión de un crecimiento positivo en el tercer trimestre de este año, que se acelerará gradualmente durante el año 2014 hasta alcanzar un incremento cercano al 1%.

La diferencia con años anteriores, según explica el informe, radica en la demanda interna, especialmente en el consumo y en la inversión en bienes de equipo, que mostrarán, por primera vez desde el inicio de la crisis, tasas de crecimiento positivo, lo que impactará en la creación de empleo durante la segunda mitad del año que viene.

Cataluña, una de las comunidades con mayor orientación al exterior

Durante su discurso, Antonio Brufau ha reflexionado sobre la situación de Cataluña como una de las comunidades autónomas con una “orientación al exterior más acusada”. Brufau ha comentado que “si bien el conjunto empresarial catalán mantiene un marcado sesgo hacia empresas sin asalariados o microempresas, Cataluña presenta también un mayor peso relativo de empresas industriales especializadas en actividades de intensidad tecnológica alta y medio-alta y de servicios avanzados a empresas y economía del conocimiento”.

El Presidente de Repsol ha considerado que Cataluña está relativamente bien posicionada respecto a la media española en cuanto a “la estructura de financiación de la empresa, uno de los puntos que la crisis ha situado como clave en la actualidad”.
Sentando las bases para la recuperación

De acuerdo con las conclusiones del estudio presentado hoy, la economía global está avanzando a diferente ritmo. Por un lado, las turbulencias que existían en los países emergentes están remitiendo, aunque estos todavía tienen reformas estructurales pendientes. En EEUU, la recuperación está en marcha y la Eurozona está saliendo de la recesión, aunque tiene que avanzar en la unión bancaria y fiscal.

En este entorno de crecimiento, el CEC resalta en su informe dos aspectos positivos para esta recuperación que diferencian a España de la mayoría de los países desarrollados: el primero, una intensa agenda reformista, calificada como meritoria por diversos organismos, y, en segundo lugar, unos registros históricos en el comercio exterior que han permitido revertir sus cuentas externas hacia un claro superávit.

Otro aspecto que cabe destacar ha sido el paso de un modelo basado en buena medida en el sector de la construcción, con escaso valor añadido, mano de obra intensa y poca internacionalización, a un modelo que se apoya en sectores de gran valor añadido y personal muy cualificado, como la automoción, la biotecnología, la maquinaria-herramienta, las TIC, la industria aeroespacial y la industria agroalimentaria en todas sus vertientes.

Estos sectores presentan un gran potencial y acaparan más de un tercio del PIB nacional y más del 40% de las exportaciones, y emplean a más de 2 millones de profesionales, además de ser industrias que trabajan de forma intensiva en innovación y que dedican a I+D el triple que el resto de sectores de la economía.

La gran empresa multinacional española, con experiencia y liderazgo en sectores claves mundiales, debe colaborar, mediante el “efecto arrastre”, a que la pyme española, especialmente de los ámbitos antes citados, donde el potencial de crecimiento es alto, dé el salto al mercado internacional.

Y para ello es importante que estas empresas aumenten de tamaño, pues su envergadura se relaciona directamente con su tendencia a exportar: mientras que 9 de cada 10 pymes de más de 250 empleados exporta, este porcentaje cae hasta el 2% en las pequeñas, de menos de 10 trabajadores.

Para completar las bases que afiancen la recuperación económica, el CEC resalta en sus conclusiones que es fundamental contar con un sector público reformista en todos los ámbitos necesarios y que las mejores perspectivas de crédito a pymes realmente fructifiquen tras el intenso ajuste bancario realizado.

El CEC considera clave finalizar la reforma de la Administración Pública para ganar en eficiencia, así como la del mercado interior, que facilite la actividad empresarial en todo el territorio nacional. Asimismo, pone especial foco en las reformas de los sistemas fiscal y educativo, y recomienda para este último un especial empeño en la mejora de la educación secundaria, responsable, en parte, de la elevada tasa de desempleo juvenil.

En definitiva, el CEC quiere destacar con este estudio la importancia que tiene para la economía española:
- Elevar el pulso exportador y aumentar la inversión productiva.
- Mantener el impulso reformista del sector público, aunque las bases están sentadas para que la empresa española sea competitiva e innovadora
- Resaltar que la recesión ha quedado atrás gracias al esfuerzo de todos, especialmente de las familias y las empresas.

Sobre el Consejo Empresarial para la Competitividad

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), formado en febrero de 2011, está compuesto por 15 compañías y el Instituto de Empresa Familiar. Las empresas que componen el Consejo Empresarial dan empleo a más de 1,7 millones de trabajadores y representan una facturación equivalente al 35% del PIB español. El CEC se constituyó como un think tank que suma compromisos y esfuerzos para aportar propuestas que mejoren la competitividad, ayuden a la recuperación económica y fortalezcan la confianza internacional en España.
Empresas del Consejo Empresarial para la Competitividad: Acciona, ACS, Banco Santander, BBVA, El Corte Inglés, Ferrovial, Grupo Planeta, Iberdrola, Inditex, “la Caixa”, Mango, MAPFRE, Mercadona, Repsol y Telefónica.
Instituto de la Empresa Familiar representado por: Grupo Barceló, Havas Media Group y Osborne.