MADRID, 16 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- El Ministerio de Hacienda debe inyectar 3.771 millones de euros a las comunidades autónomas para caudrar las cuentas del sistema de financiación autonómica. Esta cantidad es 472 millones inferior a lo presupuestado hace dos años y ha llevado a muchos gobiernos regionales a quejarse formalmente ante Cristóbal Montoro.
Según confirmó ayer Hacienda, las comunidades ya se habrían gastado una buena parte de este balance en concepto de adelantos de tesorería. De esta manera, la deuda pendiente de abonar por el Estado asciende a 1.691 millones.
Pese a ello, según recoge El Economista, los diferentes ejecutivos autonómicos no han visto con buenos ojos los números presentados por Montoro. Según el consejero de Economía, Hacienda y Seguridad de Canarias, Javier González Ortiz, estos cálculos "demuestran el escaso rigor con el que el Estado elabora sus previsiones, circunstancia que pone en duda las estimaciones de las entregas a cuenta del sistema anunciadas para 2014".
Por su parte, el portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Ángel Vázquez, pidió ayer "medidas para retrasar el impacto de 79 millones menos en su presupuesto que ponen en peligro la sanidad o la educación".

MENOS RECURSOS PERO MÁS REPARTIDOS
La merma de recursos se traducirá, según muchas comunidades, en la reducción de servicios públicos. Aún así, la liquidación arroja un saldo positivo en todas las regiones aunque, con diferencia, la Comunidad Valenciana, con 955 millones, y Cataluña, con 646 millones son las que recibirán un mayor desembolso.
Los cálculos del Ministerio de Hacienda revelan que la mayoría del montante que el Gobierno transfiere a las autonomías responde al fondo de convergencia autonómica. Según la liquidación de 2012, este capítulo se elevó a 3.926 millones de euros. Además de este fondo, también aporta una parte importante de este cheque el IVA -1.860 millones- y los impuestos especiales -143 millones-.
El agujero de los autonomía es todavía la tarifa autonómica del IRPF que ascendió en 2012, según Montoro, a 580 millones. Todas las autonomías deberán devolver por este concepto menos Madrid, que recibirá 131,5 millones y Baleares, que ingresará algo más de 615.000 euros.
R.F.