En marzo el número de afiliados al régimen general de la Seguridad Social que trabajan a tiempo completo y con contrato indefinido marcó su mínimo en los últimos diez años.

En concreto, durante el tercer mes de año se registró una caída interanual del 3%, que llevó el número total al entorno de los 6 millones.

Los datos son preocupantes si se considera que el empleo de mayor calidad antes de la crisis representaba a más de 7,6 millones de trabajadores.

Con todo, lo datos muestran los primeros signos de recuperación en el mercado laboral desde que comenzase la crisis.
Los datos de empleo

Los datos publicados a lo largo de los últimos meses muestran que los mayores repuntes se han producido en la contratación temporal, tanto a tiempo parcial como completo.

En concreto entre 2007 y 2013 la firma de contratos a tiempo completo cayó un 22% mientras que los que prevén jornada parcial han aumentado su presencia un 12%.

Las medidas incluidas en la reforma laboral, dirigidas a flexibilizar el mercado de contratación, son vistas por algunos analistas como una de las causas de esta pérdida de peso del empleo de calidad, que de un total de 16,3 millones de trabajadores registrados Seguridad Social, sólo afecta a 6 millones de trabajadores.