Las cuentas de la constructora que preside Florentino Pérez se han visto afectadas por la venta de Urbaser. Sin este impacto, la compañía había ganado un 4,3% más.
 

Señalan en ACS que “el resultado de la Corporación alcanza los 52 millones de euros. Las plusvalías obtenidas por la venta de Urbaser, por valor de 357 millones de euros, han compensado las provisiones excepcionales realizadas en 2016, calculadas asumiendo las hipótesis más conservadoras. Dichas provisiones cubren tanto los impactos relacionados con la nueva regulación fiscal española recientemente aprobada, como probables deterioros de valor de ciertos activos financieros. El beneficio neto del Grupo ACS en 2016 alcanza los 751 millones de euros, un 3,5% superior al pasado ejercicio”.

En este periodo, las ventas del Grupo ACS se situaron en 31.975 millones de euros, mostrando un descenso del 2,7% en términos comparables, es decir sin considerar el efecto del tipo de cambio y la venta de activos de energía renovable en 2015.
 

ACS resultados

 


Señalan en la firma que “este descenso se debe principalmente a la actividad de Construcción en Australia, afectada por la terminación de grandes proyectos de gas natural licuado (GNL) durante la primera parte de 2015, y a la caída de producción de Servicios Industriales en México, impactado por la volatilidad de los precios del crudo”.

En estos momentos, las compañía recibe un 46% de sus ingresos de América del Norte, más del doble que Europa, donde se generan un 21% y Australia de donde llegan un 16% de los ingresos. En estos momentos, las ventas de España solo representan un 13% del total de la compañía.

Explican en ACS que “la cartera a finales de diciembre de 2016 ascendía a 66.526 millones de euros, un 12,9% superior a la de finales de 2015 y garantiza un crecimiento importante para los próximos años, con una distribución geográfica similar a las ventas actuales. La mayor cartera proporcional en Asia Pacífico se debe a los contratos de servicios de minería cuya duración es mucho mayor que los de construcción e ingeniería, así como la reciente adquisición de la empresa de servicios industriales UGL.”

Por actividades destaca la actividad de Construcción que crece un 2,2% tras los procesos de transformación implantados en HOCHIEF y sus filiales, y el incremento de participación del Grupo en su capital.
Por otro lado, el beneficio neto del área de Servicios Industriales, sin considerar la venta de los activos de energía renovable en 2015, decrece un 3,0% como consecuencia de la disminución en el desarrollo de proyectos de petróleo y gas en el mercado mexicano y la menor inversión en activos energéticos en España.

Por su parte el beneficio neto de Servicios aumenta un 14,9% e incluye la contribución operativa de Urbaser como actividad interrumpida hasta noviembre de 2016, cuyo acuerdo de venta con un grupo inversor chino se cerró el pasado mes de diciembre.

Por otro lado, la deuda neta del Grupo ACS se sitúa en 1.214 millones de euros, disminuyendo un 53,7% en el año y un 75,4% desde 2012. La mejora en los flujos de fondos operativos de las actividades y la activa política de desinversiones del Grupo, en la que destaca en este último año la venta de Urbaser, son las claves de esta buena evolución del endeudamiento neto del Grupo.

La deuda neta se sitúa en un ratio de 0,6 veces el Beneficio Bruto de Explotación (EBITDA) reportado en 2016, de los que 202 millones corresponden a financiación de proyectos sin recurso.