El Consejo de Administración de Deoleo ha decidido prescindir de los servicios de Manuel Arroyo Prieto como consejero delegado para dar “iniciar una nueva etapa en la compañía”. Además, Rosalía Portela de Pablo sustituirá a José María Vilas Aventín en la presidencia ejecutiva. La compañía, que arrastraba varios trimestres de pérdidas, quiere dar un viro en su gestión.
 
El Consejo de Administración de Deoleo, con el fondo de capital riesgo CVC a la cabeza, ha decidido cesar a Manuel Arroyo Prieto como consejero delegado. La compañía, que en el segundo semestre había aumentado sus pérdidas hasta los 19,5 millones de euros, ha tomado esta decisión “para iniciar una nueva etapa con el propósito de impulsar la gestión, priorizando para ello la eficiencia y calidad de los procedimientos de producción y de las estructuras de la organización”.

La directiva de Deoleo considera que para cumplir con estas expectativas necesita “que el primer ejecutivo de la sociedad tenga un perfil más especializado en la gestión eficiente de procedimientos y el control de costes” y, a tales efectos, el Consejo de Administración ha acordado el nombramiento de Pierluigi Tosato como consejero delegado, en sustitución de Manuel Arroyo Prieto, quien posteriormente ha presentado su dimisión.
 
Además, el presidente del consejo de administración de Deoleo, Vilas Advisory Group, a través de su representante, José María Vilas Aventín, ha presentado también su renuncia a dicho cargo, “siendo consciente de la necesidad de que otro perfil ocupe el cargo de Presidente”, aunque permanecerá como vocal en condición de consejero dominical. Rosalía Portela de Pablo pasará a ostentar la presidencia de la compañía.
 
Deoleo está atravesando una etapa complicada. Sus cuentas del primer semestre lo dejaron de manifiesto, al reconocer que en dicho periodo había perdido 19,5 millones de euros como consecuencia de la crisis de calidad en Italia y por el rediseño integral de productos, procesos, sistemas y estructura para reforzar el negocio. Además, su cifra de ventas se redujo un 17% hasta los 338,9 millones, mientras que su Ebitda mejoró un 4,5% hasta los 24 millones y su endeudamiento descendió.
 
Tras varios trimestres complicados, Deoleo tomó medidas correctivas en el segundo semestre de 2015 y durante el primer trimestre de 2016 que ayudaron a frenar las pérdidas en España e Italia, al tiempo que aceleraban el crecimiento en los canales más rentables en EEUU. Ahora la empresa se centrará en relanzar sus principales marcas a nivel internacional.

La cotización de Deoleo no ha sufrido variaciones tras conocerse el cambio de sillas en su consejo. La acción está parada en los 0,195 euros, mientras que en el año cae un 15%. 
 
ANTERIOR CONFORMACIÓN DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN DE DEOLEO: