Tras permanecer cerrado el viernes, hoy el Dax alemán se toma la revancha y rebota en zona clave en torno a un punto porcentual.


Al jueves Mario Draghi se llevó por delante un 2% del Dax después de defraudar con los escasos detalles sobre su programa de compra de titulizaciones. Al día siguiente, mientras el resto de índices europeos rebotaban, el Dax permanecía congelado por ser festivo en Alemania. Por ello, hoy el índice germano se toma la revancha y rebotaen torno a un punto porcentual. Este rebote se sucede en una zona clave, pues por los 9.200 puntos pasa la directriz alcista de largo plazo que parte de los mínimos de septiembre de 2011. Ahora, el índice podría ir a buscar, en primera instancia, los 9,400 puntos. Este nivel es de vital importancia, según Roberto Moro, de Apta Negocios, quien afirma que “el Dax es el índice más dañado en Europa, aunque también es lógico teniendo en cuenta la evolución a medio y largo plazo. La pérdida de los 9.400 ya empezaba a dibujar cosas feas y, además, se ha ido ya por debajo del 0,618 de la última subida, lo que indica que el único objetivo ya son los 8.900 puntos. Por lo tanto, puede lastrar la evolución del resto de índices europeos”.

Si el Dax sigue por debajo de los 9.400 puntos, el objetivo podría seguir siendo bajista y, si perdiera los 9.200 puntos, se complicaría aún más el escenario, pues perdería el canal alcista en el que se ha movido en los últimos tres años. En cambio, si supera los 9.400 puntos y respeta el canal alcista de largo plazo, no sería descartable que volviera máximos históricos con tiempo.

Desde que comenzara el año el Dax no ha hecho más que moverse en lateral entre los máximos históricos en 10.029, y los mínimos anuales en 9.009 puntos, aunque haya marcado nuevos máximos históricos en los 10.029 puntos.

dax


La bolsa alemana sube hoy, dejando de lado los malos datos de pedidos industriales, los cuales en agosto sufrieron la mayor caída desde principios de 2009. En concreto, el número de pedidos a la industria alemana experimentó un retroceso del 5,7%, mientras que las previsiones del consenso recopilado por Bloomberg apuntaban a una bajada del 2,5%.

La locomotora de Europa atraviesa por un bache, pues, pues a estos malos datos de pedidos industriales se le une que el PIB se contrajo un 0,2% en el segundo trimestre. Todo ello justifica la caída en picado del sentimiento que, según la encuesta ZEW, en julio se situó en 39,4 puntos, frente los 44,8 de junio.