Los inversores siempre están buscando maneras de mejorar sus resultados. Desde el análisis fundamental al análisis técnico, las herramientas que prometen mejorar los resultados de inversión son infinitas. Sin embargo, el santo grial parece no existir a la hora de invertir ya que el beneficio no esta garantizado.

 De todas existe un factor que siempre mejora los resultados pero que muchas veces pasa desapercibido: los costes de transacción a la hora de invertir. Algunos costes de transacción son ampliamente conocidos por los inversores, como las comisiones que pagan a su bróker por comprar y vender acciones en el mercado. Los inversores probablemente conocen que los mercados cobran una comisión por operar en ellos. Menos conocidos son los costes de financiación a la hora de operar en corto o a la hora de operar con apalancamiento. A su vez, algunos inversores no se dan cuenta de que la diferencia de precio de compra y de venta del activo (el spread) también es una parte de los costes de transacción. Para hacernos una idea, un que paga un 1% en costes de transacción necesita un resultado favorable del 2% para entrar en beneficios, en cada operación. Esto hace que los costes de transacción tengan un impacto tremendo en los resultados.

Pero las empresas de brokerage están bajo presión debido a la entrada de nuevos competidores con precios muy bajos. Como cada inversor puede elegir un bróker barato, ellos pueden mejorar sus resultados operativos. Aún hay mejores noticias. Como resultado de la Unión Europea, las normas financieras europeas están siendo armonizadas bajo la regulación de MifId. Un efecto de Mifid es la posibilidad de operar la misma acción en diferentes plataformas de negociación creando así competencia entre los mercados, haciendo que las comisiones sean más bajas. A su vez, los brokers ofrecen la posibilidad de mejor ejecución, donde los brokers tienen un sistema electrónico de rastreo de diferentes precios en varias plataformas de negociación y envían las órdenes a aquellos mercados con mejor precio. Este sistema se conoce como Smart Order Router(SOR) y debería reducir los costes de transacción para el inversor final.

No obstante, existe un riesgo implícito ya que el SOR no envía las diferentes partes de la orden a los mercados al mismo tiempo permitiendo a las firmas de High Frecuency Trading (HFT) beneficiarse de esta diferencia de tiempo. Cuando la orden del cliente llega a un mercado los algoritmos desarrollados por las firmas de HFT saben con cierta seguridad que esa orden llegara al siguiente mercado.

Las firmas de HFT aprovechan esta diferencia de tiempo entre que una orden parcial llega a un mercado y la misma parte de esa orden llega al otro mercado. Este lapso de tiempo generalmente milisegundos es usado por las firmas de HFT para compra el paquete de acciones y rápidamente vender estas acciones al comprador original a un precio mayor. Para el desarrollo de este potente sistema operativo, ordenadores de alta potencia son necesarios en las inmediaciones de las bolsas de valores. La velocidad se ha convertido en el arma más poderosa de la industria financiera y amenaza a los inversores particulares.

El primero que llega al mercado tiene una ventaja sobre los otros. Recientemente DEGIRO, activo en España como bróker low cost (www.degiro.es), ha probado el SOR usado para enviar órdenes a diferentes bolsas europeas, y ha constatado que las firmas de HFT están activas en los mercados europeos. En base a ello, DEGIRO ha decidido no usar la usar el SOR por el momento ya que no beneficia a sus clientes. DEGIRO siempre intentará evitar a las firmas de HFT que se benefician de las operaciones que realizan sus clientes.

DEGIRO ha mostrado fuertes evidencias (https://www.degiro.nl/data/pdf/DEGIRO_Research_TOM) que estas acciones de las firmas de HFT, también descritas en el libro Flash Boys de Michael Lewis, existen en Europa. De manera similar a la controversia que la publicación de Flash Boys causo en los Estados Unidos, el informe de DEGIRO parece estar causando mucha controversia en Holanda. Dejando aparte esta controversia, la lección para los inversores minoritarios es que pueden mejorar positivamente sus resultados, no solo escogiendo un bróker con buenos precios sino también escogiendo uno que sepa como ejecutar las órdenes de sus clientes.