COEMAC (Corporación Empresarial de Materiales de Construcción, S.A.)ha registrado en los nueve primeros meses del año unas ventas de 99,9 millones de euros, en línea con las del mismo periodo del año anterior, y dentro del contexto de incertidumbre política y económica que ha estado viviendo el país.

 

Esta situación ha afectado a todos los segmentos de la construcción, y en especial a la obra civil, donde la licitación hasta septiembre presentó una caída del 12%, llegando hasta el 25% si nos referimos a la obra civil hidráulica. Por otro lado, la obra nueva residencial continúa siendo el motor de crecimiento y los visados en este segmento crecieron un 36% hasta agosto. Sin embargo, se aprecia una dilatación sustancial en el tiempo de obtención de las licencias municipales de obra frente a años anteriores, lo que supone un retraso en la ejecución de las obras. Esta demora, unido a la propia naturaleza del portfolio de productos del grupo, cuya instalación se realiza en la fase final de obra, como en el caso de Pladur®, ha supuesto el aplazamiento de parte de las ventas estimadas para el ejercicio en curso.

 

No obstante, COEMAC confía en aprovechar el mayor dinamismo del mercado de obra nueva residencial en las ventas del próximo ejercicio.

 

Las operaciones en mercados internacionales, que representaron un 27% de las ventas hasta septiembre de 2016, continuaron con la buena evolución de períodos anteriores y crecieron un 5,8%, ampliando la presencia en el mercado francés y avanzando en las exportaciones a diferentes países.

 

El EBITDA Ajustado consolidado se ha incrementado en un 22% respecto al mismo periodo de 2015, alcanzando los 7,9 millones de euros, gracias a las mejoras obtenidas en costes industriales, así como por la reducción de coste en las funciones de soporte corporativas llevada a cabo a lo largo de 2015.

 

Con estos resultados, el grupo consigue en los nueve primeros meses del 2016 un resultado neto atribuible de -5,7 millones de euros, un 68,2% superior al logrado en el mismo período de 2015, cuando se registró una pérdida de -18,1 millones de euros.

 

La compañía estima que las ventas del ejercicio en curso se situarán en niveles similares a las alcanzadas en 2015, si bien el buen comportamiento de los costes industriales, la rebaja del precio de la energía y la reducción de costes de las funciones de soporte corporativas permitirá mejorar de forma sustancial el EBITDA Ajustado y los resultados obtenidos en el año 2015.

 


La sociedad se ha disparado hoy en bolsa casi un 30%, moviendo el 5,25% de su capital y en tan solo tres días ha movido el 8,7% del capital social de la empresa. Ha cerrado en 0,66 euros, una de las cotas más altas desde finales de mayo del pasado año.