Después de tres meses de suspensión en el MAB, los títulos de Carbures regresan al parqué con una caída de más del 73% que le deja en los 1.40 euros. Una penalización que se produce después de que la compañía admitiera pérdidas de 6 millones hasta junio tras reformular unas cuentas que hablaban de un beneficio de 11.4 millones. 

Las cuentas claras...y el chocolate espeso, que diría el dicho popular. Pero para Carbures quizás ha sido demasiado. Después de tres meses suspendida de cotización – después de que PwC viera dudas en las cuentas de la compañía – el valor regresa al parqué con unas pérdidas de más del 73% que le deja en los 1.40 euros por acción.

La causa de tal debacle está en las cuentas que ha presentado la compañía registrando unas pérdidas de más del 6 millones de euros en el primer semestre de 2014, cuando previamente informó de un beneficio de 11.4 millones de euros. Al mismo tiempo, la compañía ha reconocido que el ejercicio 2013 el beneficio fue de 1.3 millones, frente a los 4.7 millones comunicados anteriormente.

Gráfico histórico de Carbures
Gráfico de Carbures


Una vuelta a cotización que por el camino se ha dejado a Rafael Contreras, consejero delegado y a Juan Juárez como vicepresidente financiero. Fue este último el que fue señalado por haber cometido "errores en la gestión" y el que presentó su dimisión el pasado mes de diciembre.  La "nueva" Carbures tiene como consejero delegado a José María Tarragó y a Ignacio Barón como direcetor financiero en tanto que Rafel Contreras permanece como presidente no ejecutivo. 

Los cambios en este primer semestre, han obligado a Carbures a modificar sus cálculos para todo 2014. Ahora prevé unas ventas de 58.1 millones de euros - frente a los 19.9 millones de diciembre de 2013 - aunque bastante por debajo de los 162.8 millones contemplados en el plan estratégico 2014-2016. En cuanto al Ebitda, pasa de los resultados positivos a las pérdidas: los 20.9 millones pasan a -9.1 millones. 

¿Y para 2015? La nueva dimensión de la cuenta de resultados alcanza también a los pronósticos de este año. La compañía contempla que las ventas se situarán en los 118 millones de euros, por encima de los 58 millones esperados para 2014, pero por debajo de los 361 millones del plan estratégico 2014-2016.

La financiación, de momento aparcada

Tal y como informa El Confidencial, hay otro cambio al que se tiene que enfrentar la compañía: la financiación. Cuando Carbures presentó en marzo su plan estratégico para el trienio 2014-2016, precisó que su cumplimiento requería unas inversiones de 180 millones de euros en 2014. Su planteamiento pasado por captar 60 millones mediante una ampliación de capital con la que daría el salto del MAB al continuo. Otros 50 millones procederían de una emisión de deuda y 70 millones más de un préstamo sindicado. Unos planes que han sido aparcados y que, en lugar de los 180 millones de euros, la compañía ha conseguido en las últimas semanas préstamos por valor de 16 millones de euros de sociedades próximas a los principales directivos de la compañía.

Tal y como explica el informe PwC, la compañía está expuesta a incertidumbres que le pueden obligar a requerir fuentes de financiación adicionales.