El PIB español sorprendió al alza en el primer trimestre de 2016 y mantuvo el ritmo de crecimiento en el 0,8% intertrimestral, una décima por encima de lo previsto (3,4% interanual).

Este crecimiento económico está impulsando la creación de empleo que registró en el primer trimestre, en términos desestacionalizados, un incremento del 0,9% número de ocupados. En el caso del sector privado, la creación de empleo se elevó al 3,5%, mientras que en el sector público la subida se situó en el 2,1%.

Respecto a la inflación, desde Caixabank Research señalan que el índice de precios al consumo cerró el mes de abril con un descenso del 1,1% en términos interanuales, debido a los efectos del bajo precio del barril de crudo y a la bajada del precio de la electricidad. Respecto al déficit público, los analistas de la entidad señalan que la diferencia entre los gastos e ingresos totales de la Administración Pública ascendieron al 0,8% del Producto Interior Bruto, cifra que se sitúa 2 décimas por debajo de los registrados en el primer trimestre del año anterior, aunque desde Caixabank Research señalan que el cumplimiento de los objetivos de déficit (2,8% del PIB) “no está asegurado”.

Respecto a la situación económica de la Unión Europea, el informe valora positivamente el dato de crecimiento intertrimestral del 0,6%, 2 décimas superior a lo previsto y 3 décimas por encima del dato registrado en el cuarto trimestre de 2015, que fue acompañado de un descenso de la tasa de paro en 2 décimas hasta situarse en el 10,2%, niveles de agosto de 2011.

La inflación, por su parte, continúa en terreno negativo (cae un 0,2% respecto a 2015), aunque se prevé que registre ligeras subidas hasta cerrar el año en terreno positivo, debido a la recuperación de los precios del petróleo.

Más allá de la Unión Europea, la economía de los Estados Unidos creció a un 0,5% intertrimestral. Los resultados se vieron lastrados por el retroceso en las exportaciones y el componente de las existencias.

En Japón, por su parte, la inflación cayó un 0,3% intertrimestral en marzo, el peor dato desde abril de 2013, fecha del inicio de la expansión cuantitativa, impulsado por la fortaleza del yen y el descenso de los precios del petróleo.

Entre la actualidad los mercados financieros, destacan el mantenimiento de los tipos de interés en la Reserva Federal, con una advertencia sobre la desaceleración de la economía y la no ausencia de medidas adicionales por parte del Banco de Japón, lo que ha llevado a que el yen se aprecie un 4%.

Por último, en lo referente a los resultados de las principales compañías europeas, desde Caixabank señalan que las empresas del Eurostoxx han registrado una caída en sus beneficios del 14,8%, lastrado por los malos resultados de las ocmpañías expuestas al sector energético y los moderados beneficios de las entidades financieras y de telecomunicaciones.