La junta general extraordinaria de BPI aprobó la eliminación del límite de votos que puede ejercer un accionista, colocándose de esta forma CaixaBank en el deber de lanzamiento de una OPA obligatoria respecto BPI.


La junta general extraordinaria de BPI aprobó la eliminación del límite de votos que puede ejercer un accionista, por lo que la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios de Portugal ("CMVM") ha acordado el cese de la dispensa de OPA obligatoria otorgada a CaixaBank en 2012 respecto BPI, colocándose de esta forma CaixaBank en el deber de lanzamiento de una OPA obligatoria respecto BPI. En consecuencia, la OPA sobre BPI anunciada por CaixaBank con el carácter de voluntaria, ha pasado a ser una OPA de carácter obligatorio.
 

Además, se han producido otros cambios en los términos de la operación, por ejemplo, en el método de cálculo de la OPA, que ahora debe tener en cuenta la media ponderada por volumen del precio de cotización de la acción de BPI en los seis meses anteriores a la fecha actual. Esto ha hecho que Caixabank mejorare el precio ofertado por título, a 1,134 euros por acción, alrededor de un 1,8% superior a los 1,113 euros que ofrecía en abril, cuando anunció su intención de lanzar una oferta por el 100% de BPI, del que ya controla un 45,5%.

BPI cerró la sesión bursátil de ayer a 1,091 euros por acción, por lo que el precio ofertado definitivamente por Caixabank comprende una prima del de casi un 4%.

En total, Caixabank tendrá que desembolsar un máximo de 900 millones de euros para controlar el 54,4% que no posee aún.