Después de muchos años de incertidumbre económica, Brasil está volviendo a su rol de locomotora en Latinoamérica. En 2018, el PIB subió el 1,3%, la inversión se recuperó después de cuatro años de caída y el consumo privado y las exportaciones se aceleraron. La  inflación cerró al 3,75%, por debajo de las previsiones del Banco Central, y tanto el crédito como los depósitos de los ciudadanos subieron consistentemente

santander brasil

Este año 2019 las perspectivas para Brasil apuntan a un crecimiento del 2,5% (y del 2,6% en 2020), con la inflación bajo control, los tipos de interés entre el 7 y el 8%, los tipos de cambio estables y la deuda externa a la baja. Con este panorama, los bancos privados de Brasil están mejorando a buen ritmo sus ratios de negocio, tanto en depósitos como en créditos (al 4,4% el crédito en tasa global y al 8% en individuos y familias), en especial Santander, que ha consolidado en 2018 a Brasil como el primer mercado del grupo por volúmenes y beneficios.

Fusion:Users:por1quinto:Desktop:Captura de pantalla 2019-03-12 a las 12.33.06.jpg

El año pasado, el mercado brasileño representó el 26% del beneficio atribuido total del Grupo, tras aumentar un 2% y llegar a 2.605 millones de euros. De la mano de Sergio Rial, Santander estableció la experiencia de cliente como su prioridad principal y consiguió atraer a  un millón de clientes vinculados más, con un crecimiento del crédito y de los recursos de clientes del 13% y 15%, respectivamente.

Santander Brasil es ahora el mejor banco del país por satisfacción del cliente (tiene 24 millones). El banco siguió ganando cuota de mercado en segmentos de negocio clave, a la vez que mantuvo la calidad crediticia, con una caída en la ratio de mora de cuatro puntos básicos en doce meses, hasta el 5,25%, y un descenso de 30 puntos básicos en el coste del crédito, hasta el 4,06%.

Fusion:Users:por1quinto:Desktop:Captura de pantalla 2019-03-12 a las 12.33.12.jpg

El presidente de Santander Brasil, Sergio Rial, ha declarado que en 2019 apostará por la inversión en los sectores de la construcción, del agronegocio y de la educación, así como por abrir más sucursales en el interior de Brasil, en el marco de un “proceso de transformación para convertirse en abogado y activista a favor del consumidor”. Una señal de esta transformación, según Rial, es el aumento del crédito del banco en el último año, que estuvo impulsado por las personas físicas (22,6%), y por el crédito para el consumo (19,5%).

Según Rial, una “agenda reformista” en Brasil estimularía aún más la economía ante la “ociosidad” del sector empresarial en los últimos años debido, con poco volumen de inversión. “Estamos en un umbral de inversiones mayor de lo observado en los últimos cinco años y, si tenemos reformas estructurales a nivel macroeconómico, tendremos un crecimiento potencial en los próximos cuatro o cinco años”, dijo Rial durante la presentación de los resultados anuales de 2018 en la sede del Santander en Sao Paulo.

La rentabilidad del banco saltó al 19,4 por ciento ante el 16,3 por ciento un año antes, un índice que supera al segundo banco privado de Brasil, Bradesco, y a la par que el primero, Itaú.