Según ha dejado entrever el ministro de Economía, Luis de Guindos, la "tasa Tobin" (Impuesto a las Transacciones Financieras, FTT, que pretende gravar la compra venta de activos financieros, como acciones y derivados) no estará lista paraenero de 2016, por lo que se retrasará una vez más (en un primer momento se pretendía aplicar a partir de ene-2014, fecha que fue retrasada a ene-2015 y posteriormente a ene-2016). 

Aunque en su opinión en junio podría llegar a haber cierto consenso sobre la "definición" del impuesto, posteriormente habría que determinar otros detalles como el tipo de interés a aplicar, a lo que se añadiría una fase de implementación y adaptación técnica de los sistemas de intermediación financiera y de recaudación, una tarea que se antoja muy compleja y que podría tomar entre seis y doce meses adicionales. El Gobierno español esperaba recaudar 600 mln eur por este concepto en 2016, aunque impuestos similares se han traducido en una recaudación muy inferior a la estimada (caso de Francia).

Continúan así surgiendo problemas para la aplicación efectiva de un FTT, que desde su idea original ha ido retrasándose de forma sistemática y "descafeinándose" y todo apunta a que es improbable que un potencial FTT pueda aplicarse antes de enero 2017 (tal y como incluimos en nuestras estimaciones).

Recomendación: sobreponderar