BBVA registró un beneficio atribuido de 1.929 millones de euros en los nueve primeros meses del ejercicio, lo que supone un descenso del 37,3% respecto al mismo periodo del año anterior,

Aunque hay que tener en cuenta que en el mismo periodo de 2013 BBVA contabilizó plusvalías por la venta de activos no estratégicos.

Sin tener en cuenta las operaciones corporativas, el beneficio de la entidad creció un 43,2% en términos interanuales, hasta situarse en 2.277 millones de euros.

"El crecimiento de los ingresos refleja la fortaleza de nuestro modelo de negocio", ha subrayado el consejero delegado de BBVA, Ángel Cano. "Esa misma fortaleza y nuestro nivel de solvencia han destacado entre la gran banca europea en las pruebas más exigentes hechas hasta la fecha al sector financiero europeo", ha afirmado.

La tasa de mora del grupo se situó en el 6,1% a cierre de septiembre, frente al 6,7% de un año antes y 28 puntos básicos menos que a 30 de junio. La cobertura, por su parte, aumentó hasta el 63%.

En el tercer trimestre de 2014, BBVA destinó 1.245 millones de euros a saneamientos crediticios e inmobiliarios, en línea con los dos trimestres anteriores y claramente por debajo de 2013 y 2012, cuando destinó a este fin, respectivamente, 1.662 y 2.357 millones de euros de media al trimestre.

Según los expertos de Renta 4, "estos los resultados del tercer trimestre han estado muy en línea con las estimaciones en la parte alta de la cuenta, si bien los mayores gastos de explotación y dotación a provisiones vs estimaciones de consenso explican un beneficio neto inferior a lo previsto. Valoramos positivamente la recuperación de los ingresos recurrentes sobre todo en margen de intereses con una aportación de los ROF contenida. Sin sorpresas respecto al impacto de tipo de cambio cuyo impacto en el conjunto del año sigue siendo negativo a pesar de la recuperación de las divisas en tercer trimestre". Por ello, esperan una reacción positiva de la cotización.