BBVA gana 1.832 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un descenso del 33,2% con respecto a los 2.759 del mismo periodo de 2015. Supera expectativas de beneficios y mejoran todos los márgenes.

Entre enero y junio de 2016, el margen de intereses registró un importe de 8.365 millones de euros, un 11,2% superior al del mismo período del año anterior (+26,1% a tipos de cambio constantes). Este crecimiento se ha visto apoyado por el mantenimiento del dinamismo de la actividad en mercados emergentes. Por su parte, las comisiones crecieron un 6,0% interanual (+16,2% sin considerar el impacto de las divisas) en el mismo periodo.

El margen bruto ascendió a 12.233 millones de euros, lo que supuso un aumento interanual del 5,9% (+18,2% a tipos de cambio constantes). Los ingresos recurrentes (margen de intereses más comisiones) fueron los principales catalizadores de su crecimiento. En el segundo trimeste, el margen bruto alcanzó un máximo histórico, con 6.445 millones de euros que supone un crecimiento del 8,8% respecto al del mismo periodo de 2015 (+21,2% a tipos de cambio constantes).

Los resultados de operaciones financieras crecieron un 26,0% (+36,7% sin considerar el impacto de las divisas) al compararlos con el segundo trimestre del año anterior. En esta línea se han registrado las plusvalías brutas generadas con la operación de Visa Europe (225 millones de euros).

Adicionalmente, en otros ingresos netos se han incluido este trimestre los dividendos de Telefónica y CNCB, así como la aportación al Fondo Único de Resolución (-122 millones de euros). Este último cargo ha pasado a registrarse en el segundo trimestre, cuando el año pasado se contabilizó en el cuarto trimestre. Por su parte, los gastos aumentaron entre enero y junio en un 10,8% interanual (+21,1% a tipos de cambio constantes).

Los costes de integración de Catalunya Banc -que afectan al conjunto del semestre de 2016, a diferencia del mismo periodo del año anterior-, la elevada inflación en determinadas geografías y el efecto negativo que la depreciación de los tipos de cambio ha tenido sobre aquellas partidas de costes denominadas en dólares y euros, explican el avance. Sin embargo, en el segundo trimestre, el esfuerzo realizado en contención de los costes se hizo patente. Así, el ratio de eficiencia a cierre de junio se situó en un 51,8%, prácticamente en los mismos niveles de diciembre, muy competitivos con relación a la media de su grupo de comparables europeos (70,8%, a cierre de marzo pasado). En este contexto y teniendo en cuenta el cambio de perímetro en Turquía, el margen neto acumulado ascendió a 5.901 millones de euros (+1,1% interanual o +15,2% a tipos de cambio constantes).

 El ratio de mora mantuvo su tendencia a la baja por cuarto trimestre consecutivo y recuperó los niveles de diciembre de 2012, al cerrar en junio en un 5,1%, frente al 5,3% de marzo. El ratio de cobertura se mantuvo estable en el trimestre en el 74%.

En el segundo trimestre de 2016 generó 17 puntos básicos de capital, lo que permitió que, a cierre de junio, el ratio alcanzara niveles del 10,71%. Por su parte, el ratio CET1 phased-in cerró en un 12,03%, muy por encima del 9,75% requerido por el regulador. El ratio de apalancamiento fully-loaded a cierre del semestre alcanzó el 6,4%, lo que permite a BBVA ocupar la segunda posición al ponerlo en relación con sus competidores europeos.