El informe del supervisor concluye que las cuentas con que Bankia salió a cotizar y se incluyeron en el folleto de emisión de la oferta pública no reflejaban la imagen fiel del banco, entonces presidido por Rodrigo Rato.

Además, se acusa al auditor Deloitte de haber fallado al haber dado por buenas cifras de las cuentas de resultados que podía haber constatado que eran erróneas. En concreto, apunta que admitió como riesgos buenos 1.859 millones que resultaron pérdidas para Bankia.

La etapa de José Ignacio Goirigolzarri, el presidente que sustituyó a Rato, también se ve afectada. Uno de los peritos indica que las resultados de Bankia y su holding BFA de 2011, cuentas reformuladas el 25 y 28 de mayo de 2012, “no expresan la imagen fiel por la existencia de ajustes de importancia no contabilizados”. Al parecer, las cuentas de mayo de 2012 “no cumplen la normativa del Banco de España por la existencia de errores contables”. Deberían haberse reducido los recursos propios en 2.043 millones y que no se calificaron como dudosos unos creditos para evitar realizar las provisiones correspondientes.

Suscribete a Estrategias de Inversión Premium

Es el mejor momento para utilizar herramientas y análisis independientes para gestionar nuestras inversiones.

Ayudanos a seguir siendo independientes y seguir innovando para ofrecer el mejor análisis para los inversores. Es el momento de apoyarnos si utilizas nuestros servicios.
 

Suscribete por tan solo 15 centimos al día ( 55 Euros al año)  y descubre todo el potencial de nuestra zona premium. ¿Nos pruebas?

 

 

Pide información