Banco Santander ha presentado en 2014 un beneficio atribuido de 5.816 millones de euros, lo que supone un aumento del 39% con respecto a 2013.

"Por primera vez desde que la economía mundial entró en crisis, los diez mercados principales en los que opera el Grupo presentan incrementos en el beneficio bruto", destaca la entidad en nota de prensa. 

"La mejora del beneficio es consecuencia del aumento de los ingresos básicos en un 3%, un descenso de los costes de casi un 1% y una bajada del 14% en las dotaciones para insolvencias con respecto a las realizadas en 2013. Todo ello, al tiempo que crece el negocio, tanto en créditos como en recursos de clientes, desciende la tasa de mora, aumenta la tasa de cobertura y mejora el ratio de solvencia", añade el banco.

"El resultado de 2014 se produce en un contexto de desaceleración desigual de las economías en Latinoamérica; de dudas sobre la recuperación en la zona euro, que han llevado al BCE a situar el tipo de interés oficial en el mínimo histórico del 0,05%, y de expectativas favorables de crecimiento en Reino Unido y Estados Unidos, aunque los tipos de interés de la libra y el dólar continúan en niveles bajos sin precedentes", explica la entidad.

"La cuenta de resultados arranca con un aumento de los ingresos básicos (margen de intereses y comisiones) del 3%. El descenso de los resultados por operaciones financieras, que son más volátiles, lleva a que el conjunto de los ingresos (margen bruto) aumente un 2%, hasta alcanzar 42.612 millones de euros", destaca el grupo.

“La reducción de los costes en casi un 1% permite que el margen neto, equivalente al resultado de explotación, crezca un 4% y se sitúe en 22.574 millones de euros. Esta evolución de los ingresos y costes permite que la ratio de eficiencia se sitúe en el 47%, lo que supone 1,1 puntos porcentuales menos que en 2013 y sitúa a Banco Santander entre las entidades con mejor eficiencia operativa.

Las dotaciones para insolvencias bajan un 14%, hasta 10.562 millones de euros, con descensos en los principales mercados, del 46% en Reino Unido, 28% en España y 18% en Brasil. Este nivel de provisiones para insolvencias está muy por debajo de las realizadas en 2012 y aún por encima de la media del ciclo”, añade Santander.  “La mejora del margen neto y el descenso de las provisiones permite que el beneficio atribuido de 2014 crezca un 39%, hasta alcanzar 5.816 millones, lo que permite que el beneficio por acción crezca un 24% con respecto a 2013, hasta 0,48 euros.

Dicho beneficio no incluye las plusvalías netas obtenidas con la venta del 85% de Altamira (385 millones), la colocación de Santander Consumer USA (730 millones de euros), la alianza en seguros de Santander Consumer Finance (250 millones), ni los 224 millones de euros registrados en Reino Unido por la modificación de los compromisos por pensiones que se acordó en el primer semestre”, explica la entidad.

Banco Santander cerró 2014 con unos activos totales de 1.266.296 millones de euros, lo que supone un 12% más que en 2013. El balance está muy equilibrado, con una cartera de créditos que equivale a un 113% de los depósitos, lo que significa una ratio de liquidez muy confortable, ya que antes de la crisis estaba en el 150%. A cierre de 2014, la cartera de créditos ascendía a 761.928 millones de euros, un 5% más que en diciembre de 2013, lo que supone que el saldo de créditos ha aumentado en 50.500 millones de euros en un año. De los diez mercados claves donde opera el Grupo, el crédito crece en todos menos Portugal.

En España, el conjunto de la cartera de créditos asciende a 162.377 millones de euros, con un aumento del 2% con respecto al cierre de 2013, si se descuentan las adquisiciones temporales de activos. Este crecimiento se debe al aumento de la financiación a empresas, que crece un 5% en saldos. La nueva producción de hipotecas crece a ritmos muy fuertes, del 64%, pero no compensa las amortizaciones que se producen en el año. En Reino Unido, la cartera de créditos se situó en 250.094 millones de euros, con un crecimiento del 3% sobre el cierre de 2013. El crecimiento se apoya especialmente en la financiación a empresas, que crece un 8% en tasa interanual, hasta 30.700 millones de euros.

En cuanto a la morosidad, la entidad baja su tasa de mora  por cuarto trimestre consecutivo, hasta situarse en el 5,19%, 0,42 puntos porcentuales menos que a fin de 2013. Simultáneamente, la tasa de cobertura de esta mora con provisiones mejora en dos puntos, hasta el 67%. La mora baja por segundo trimestre consecutivo en los tres grandes mercados. El mayor descenso se produce en Brasil, donde en el cuarto trimestre baja en 0,59 puntos, hasta situarse en el 5,05%. En España, baja en 0,19 puntos en el último trimestre del año, hasta el 7,38%. En Reino Unido, la tasa de mora continúa en niveles muy bajos, del 1,79%, una centésima menos que el tercer trimestre y 0,19 puntos por debajo del cierre de 2013.

Por lo que se refiere a los ratios de capital, los fondos propios de Banco Santander se situaron a cierre de 2014 en 91.664 millones de euros, 7.185 millones más que un año antes. El pasado 8 de enero el banco realizó una ampliación de capital de 7.500 millones de euros mediante el proceso de colocación acelerada entre inversores institucionales. Tras esta ampliación, los fondos propios alcanzan 99.164 millones de euros. El ratio de capital del Banco se sitúa en el 11,8%, con un core capital del 9,7%, ambos fully loaded.