Banco Popular estaría preparando la configuración de una sociedad inmobiliaria para dar salida a activos adjudicados y cumplir con su plan de desinversiones anunciado en la ampliación de capital. 

Banco Popular ha confirmado a la CNMV que están estudiando diversas alternativas para disminuir de forma muy significativa el nivel de activos improductivos de su balance en el período 2016-2018. Dentro de las opciones que se están analizando se contempla la estructuración de una sociedad vehículo que aglutinaría una parte de dichos activos.

Aún sin estar configurada ni la estructura definitiva, ni el importe, ni el perímetro, en todo caso el importe final de esta alternativa sería significativo y no se estima a día de hoy que fuese inferior a los 4.000 millones de euros brutos.

De hecho, según publica Expansión, la entidad ha contratado a Deutsche Bank y EY para que creen una sociedad a la que se traspasarían activos inmobiliarios adjudicados (Suelos, pisos y obras en curso) en la que dar entrada a inversores y, de esta forma, desconsolidar los activos. El rotativo afirma que Popular ya tiene avanzada la construcción de la nueva sociedad que contará con un equipo gestor independiente, pero no será hasta finales de año cuando estará operativa. 

El plan estratégico anunciado por Popular y en el cual se incluía la macro ampliación de capital, también contempla la reducción del volumen de activos problemáticos en 15.000 millones de aquí a 2018, hasta 19.000 millones.