Es el ataque del oso. De las cinco compañías más penalizadas del mes de mayo, tres de ellas encabezan el ranking de los títulos más afectados por las posiciones cortas. O si no, que se lo digan a OHL… 

Desconocemos si los directivos de la constructora sueñan o no con la idea de una vuelta a las prohibiciones de cortos como tiempo ha vivimos en los mercados, pero lo cierto es que, en su caso, se ha impuesto el libre mercado.

OHL, entre escuchas telefónicas y presuntos sobornos en México, ha alcanzado su récord histórico de presencia de posiciones bajistas en su accionariado. Según la última revisión realizada por la CNMV, los cortos suponen ya un 9,29% de su capital en bolsa, habiéndose incrementado desde el 8,5% de principios el mes de mayo.



Tanto peso dentro de la acción se ha hecho sentir en el que es el valor más bajista del mes, con una penalización que supera el 16,6%, y es el segundo valor que sufre unas mayores pérdidas en 2015, sólo por detrás de FCC.

Desde el punto de vista técnico, en la sesión de este jueves ya perforó el nivel de los 18 euros y hoy va camino de buscar el soporte que tiene en 17,3. El siguiente stop se encuentra en la zona de 16,5 euros. (Ver: OHL ya cotiza por debajo de los mínimos de 2014)

Posiciones cortas

*Pinche sobre la imagen para ampliar

Indra es el segundo valor en el que los bajistas campan a sus anchas. Le ha quitado este dudoso honor a Abengoa en el último mes con un accionariado en el que el 7,20% está posicionado de cara a que su acción caiga.
  
Desde que cayera a plomo el pasado 11 de mayo, Indra no ha sido capaz de cubrir el hueco bajista que dejara y que hace pensar ya en una “compra especulativa” a los niveles actuales. Al menos, es lo que opina Eduardo Faus, analista de Renta 4, que reconoce que “la sobreventa” que acumula el valor “es propia de la cercanía de un rebote técnico”. Tiene lejos, sin duda, los máximos de este año en la zona de 11,5 euros.



La cadena de supermercados Dia ha visto, asimismo, cómo se incrementan los cortos dentro de su accionariado. Sus títulos sufren un peso bajista del 6,59%, a pesar de que la acción ha conseguido capear el temporal con una revalorización del 2,75% a lo largo del último mes.

Esto ha llevado a expertos como José Antonio González, colaborador de Estrategias de inversión, a sentirse confiado con una “estructura de máximos y mínimos crecientes”, a pesar de una corrección que considera, en todo caso, “normal” dentro de “un proceso consolidativo tras las fortísimas alzas del presente año”. Muestra de ello es que permanece muy próxima a sus máximos históricos, en la zona de 7,657 euros.



El último caso paradigmático es BME. Por su condición de ser el gestor de la bolsa española, las recomendaciones de compra se vienen acumulando desde que se hizo palpable una recuperación constante y prolongada de los niveles de negociación en el mercado, particularmente por la gran afluencia de inversores extranjeros.

Lo curioso de todo ello es que las posiciones cortas siguen aferradas a su cotización y no se mueven de un porcentaje del 3,08% que ha llevado a la compañía a ser la quinta más bajista de mayo, con un recorte (hasta este momento) del 3,4%. Se ha jugado ya (y perforado) la cota de los 38 euros…aunque el fondo, dicen, siguen siendo positivo. Gisela Turazzini, cofundadora de Blackbird, tiene claro que existen dos tendencias: “la que arrancha y la que continúa”, y el gestor de la bolsa formaría parte de esta segunda. “BME es una compañía que nos agrada, en parte por la mejora de la macroeconomía, con una manera de generar caja de manera muy notable. Si observamos el gráfico, claramente podemos observar, que BME es una idea de continuación con stop en la zona de 37,50 euros”.



Y apunte especial para Abengoa que parece haberse sacudido a buena parte de los bajistas (quizás en vista de que no pueden ir contratendencia). El valor acumula en el año una subida del 72% dentro del mercado, sólo equiparable a Gamesa…con lo que sorprende que los cortos hayan caído en tres puntos porcentuales, del 8,05% de hace mes y medio, al 4,22%. Siempre hay quien no se da por vencido.