El viernes el Banco de Japón dará a conocer sus decisiones sobre política monetaria. El mercado descuenta una mayor probabilidad de que el organismo tome medidas adicionales. 
De acuerdo con el concepto desarrollado por el economista estadounidense Milton Friedman, el uso del "helicóptero monetario" por un Banco Central, es la creación de dinero y distribuirlo directamente a los ciudadanos.
 
Sin embargo se puede considerar que la combinación de una política fiscal expansiva y el correspondiente aumento en las compras de deuda pública por parte del banco central conlleva implícitamente una política de este tipo. De hecho, el Banco de Japón ya financia la política fiscal expansiva del Gobierno ...
 
Sin embargo, la independencia de la política monetaria requiere que el Banco Central decide de forma independiente hasta la forma en que va a seguir la política del gobierno, es decir, si decide cubrir o no las necesidades generadas por la acción pública y no al revés (el estado que dictase al BC cuanto debe emitir).
 
 
¿Hacia dónde vamos? :
 
Con su victoria en las elecciones a la Cámara Alta, Abe podría volver a adoptar un gran estímulo fiscal adicional en la sesión extraordinaria de septiembre. Planes de apoyo adicionales a la economía fueron implementados en 2013, 2014 y 2015, de media en un 1% del PIB (5 trillones de yenes).
 
Las últimas intervenciones de los banqueros centrales, así como los datos económicos - que confirman el escenario de una revisión a la baja por parte del Banco de Japón en su pronóstico para el crecimiento e inflación este 28 de julio de 2016 - sugieren la probabilidad de una mayor flexibilización de la política monetaria por parte del Banco de Japón en julio (el 29, con la publicación de estas previsiones de crecimiento e inflación).
 
En este contexto, tal acción del Banco de Japón podría ser considerada como el "helicóptero monetario".
 
Por otra parte, el Banco de Japón podría ir más lejos en esta dirección mediante el  forward guidance, y comprometiéndose por ejemplo a reinvertir sus compras de bonos japoneses durante un largo periodo.
 
Conclusión: Los datos – sobre todo la fuerte apreciación del yen - y las últimas intervenciones de los banqueros centrales confirmar el escenario de un BoJ que debería revisar a la baja sus previsiones de crecimiento e inflación y sugieren que la probabilidad de una mayor expansión de la política monetaria a corto plazo ha aumentado.