Hoy comentaremos la situación del mayor banco español, Banco Santander. En el siguiente gráfico se puede observar como el valor sufrió un importante retroceso a consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria a finales de 2007, marcando un mínimo en 2,06 euros en 2009 (ajustado por dividendos).
 
Durante ese mismo año, la acción reaccionó para recuperar casi prácticamente la totalidad de la bajada precedente. Sin embargo, tras comenzar el año 2010, el valor reanudó la tendencia primaria bajista volviendo a marcar máximos y mínimos decrecientes hasta que en el verano del año 2012 logró formar una figura de doble suelo y consiguió perforar la tendencia bajista. Luego realizó un throw-back a dicha tendencia bajista y desde entonces comenzó de nuevo a marcar máximos y mínimos crecientes hasta que en septiembre de 2014 se encontró con la directriz bajista principal que pasaba por los 6,80 euros y ahí terminó dicha pauta agravándose los problemas al perder la media móvil de 200 sesiones.   



Análisis

Como se puede observar en el siguiente gráfico, el valor consiguió construir una importante reacción tras el doble suelo del verano de 2012, pero tras alcanzar casi los cinco euros al principio del año 2013, reanudó la pauta de máximos y mínimos decrecientes hasta la llegada del verano donde volvió a girarse al alza en la zona de los 3,70 euros y de esa forma dejó un nuevo mínimo creciente que configuró la nueva tendencia alcista. Sin embargo, esa tendencia fue rota a principios del año 2015 con el anuncio de la ampliación de capital y reducción del dividendo, llegando a marcar un nuevo mínimo por debajo del mínimo marcado en el verano del año 2014.



El hueco producido tras ese anuncio fue cerrado a los pocos meses, pero sin embargo, no fue capaz de retomar la senda de máximos crecientes y por ello comenzamos a ver como se perdían de nuevo los mínimos y se continuaba con la pauta de máximos y mínimos decrecientes y que llevó a la cotización a perder el nivel psicológico de los cinco euros y solo pudo recuperarlos tras la reacción alcista ante la línea que une sus mínimos decrecientes. Esto le permitió recuperar los cinco euros, pero finalmente terminó cediendo el soporte de los 4,35 euros. De hecho, desde que ha comenzado el año 2016 estamos intentando recuperar este nivel y todavía se nos resiste, por lo que es evidente que estamos hablando de la resistencia más importante en el medio plazo. El problema radica en que son muchos intentos fallidos los que acumula esta acción. Veremos ahora qué es lo que ocurre.  

Escenario



Por tanto, teniendo en cuenta la situación del valor, tomaré una estrategia dual:


 
  • Alcista: Compraré si el valor puede superar los 4,24 euros en base cierres con la intención de ver una continuidad en las subidas que lleven a la acción a testear los 4,62 euros y si los rompe inclusive los 4,93 euros. Para ello fijaré un stop loss inicial en los 4,06 euros que iré subiendo detrás de los mínimos crecientes del valor.
 
  • Bajista: Si el valor no puede con los 4,24 euros entonces abriré posiciones bajistas con el objetivo de ver un nuevo testeo a la media de 200 sesiones en los 3,81 euros. Para ello fijaré un stop loss inicial en los 4,36 euros.