Adalimumab, el primer anticuerpo monoclonal completamente humano, celebra su 10º aniversario siendo el biofármaco con la mayor amplitud de indicaciones y uno de los más estudiados. Más de 670.000 pacientes en todo el mundo están actualmente tratados con adalimumab.

Tras la primera aprobación por parte de la Comisión Europea en septiembre de 2003, a lo largo de estos diez años adalimumab ha sido aprobado para nuevas indicaciones en reumatología, gastroenterología y dermatología: artritis psoriásica (2005), espondilitis anquilosante (2006), enfermedad de Crohn (2007), psoriasis (2007), artritis idiopática juvenil (2008), colitis ulcerosa (2012), enfermedad de Crohn pediátrica (2012) y espondiloartritis axial no radiográfica (2012).

El Dr. Arturo López-Gil, director médico de AbbVie España, explica: “La historia de adalimumab refleja nuestro compromiso con el cuidado de las enfermedades autoinmunes. La amplitud de 9 indicaciones de adalimumab es única e importante, ya que pacientes con enfermedades autoinmunes suelen sufrir más de una patología de esta naturaleza en su vida. Seguimos estudiando su uso en enfermedades que actualmente presentan pocas opciones de tratamiento”.

Las investigaciones de Richard Lerner y Gregory Winter, ambos galardonados con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2012, resultaron fundamentales para el desarrollo de este tratamiento.

La Dra Pilar Trenor, reumatóloga del Hospital Clínic de Valencia y Presidenta de la Sociedad Valenciana de Reumatología asegura que “la aparición de adalimumab supuso un hito histórico”. “Hace 10 años la situación era muy diferente: el impacto de la artritis reumatoide era muy alto porque era muy difícil detener el deterioro articular que produce la enfermedad y muchos pacientes sufrían diferentes grados de discapacidad”, afirma. “Ahora, gracias a los avances terapéuticos, los pacientes pueden disfrutar de una mayor calidad de vida y, en un gran porcentaje de casos, se logra la remisión tanto en artritis reumatoide como en otras enfermedades sistémicas autoinmunes, algo impensable diez años atrás”, añade este reumatólogo.

Por último, adalimumab es uno de los biológicos más estudiados y el único con 10 años de experiencia clínica incorporados en su ficha técnica avalados por la presencia de más de 23.000 pacientes en 71 ensayos clínicos. Además, adalimumab cuenta con 12 años de seguridad a largo plazo en ensayos clínicos1.

1Burmester GR, Panaccione R, Gordon KB, et al. Ann Rheum Dis (2012). doi:10.1136/ annrheumdis-2011-201244.

 

AbbVie

AbbVie es una empresa biofarmacéutica global, basada en la investigación, que nace en 2013 tras la separación de Abbott. AbbVie combina el enfoque y la pasión de una empresa biotecnológica con la experiencia y la estructura de un líder farmacéutico. La misión de la compañía es utilizar su experiencia, el compromiso de sus empleados y su enfoque innovador único para desarrollar y comercializar tratamientos avanzados para algunas de las enfermedades más complejas y graves del mundo.

El propósito de AbbVie es mejorar la vida de las personas y colaborar en la creación de soluciones médicas sostenibles. En 2013, AbbVie contará con alrededor de 21.000 empleados en todo el mundo y comercializará sus productos en más de 170 países. Para más información sobre AbbVie, sus empleados y su cartera de productos, visite www.abbvie.es.

Para más información puede contactar con:

Belén López/ Lola Bermúdez

prensa.es@abbvie.com

91 384 09 10

ACERCA DE ADALIMUMAB

Para ampliar información acerca de adalimumab, se recomienda consultar la Ficha Técnica del producto en la página web de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios:

https://sinaem4.agemed.es/consaem/fichasTecnicas.do?metodo=detalleForm&version=new

Información de seguridad importante

Adalimumab es un anticuerpo monoclonal humano que se une al factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α). No deberán usar adalimumab las personas que sean alérgicas a adalimumab o a cualquier otro excipiente de adalimumab; padezcan una infección grave incluyendo tuberculosis (TB) activa; o tengan insuficiencia cardiaca de moderada a grave.

Los pacientes que están en tratamiento con adalimumab son más susceptibles de padecer infecciones. La función pulmonar alterada puede incrementar el riesgo de desarrollar infecciones. Se han notificado infecciones graves, incluyendo tuberculosis, de origen viral, fúngicas, parasitarias, bacterianas u otras infecciones oportunistas, y sepsis que pueden, en casos aislados, constituir un riesgo para la vida. Se han notificado casos de tuberculosis en personas tratadas con adalimumab. Antes de iniciar el tratamiento con adalimumab, se debe evaluar en todos los pacientes la existencia de tuberculosis  activa o inactiva y también una infección por VHB así como controlar los signos y síntomas durante y después del tratamiento. Los pacientes deberán comunicar al médico si viven o han viajado a una región en la que las infecciones fúngicas son frecuentes; tienen antecedentes de infecciones recurrentes, o tienen un mayor riesgo de padecer infecciones. Los pacientes de más de 65 años pueden ser más susceptibles a las infecciones durante el tratamiento con adalimumab.

Existen casos de ciertos tipos de cáncer en personas que toman adalimumab u otros tipos de bloqueador del TNF. El riesgo de padecer linfoma, leucemia u otros tipos de cáncer puede aumentar. En casos raros, se han observado casos de un tipo de cáncer grave llamado linfoma hepatoesplénico de células T y que normalmente ocasiona la muerte. Además, se han observado casos de cáncer de piel de tipo no-melanoma en pacientes en tratamiento con adalimumab.

Otras posibles reacciones adversas graves del tratamiento con adalimumab incluyen la reactivación de la hepatitis B en los portadores crónicos de este virus, trastornos del sistema nervioso central y reacciones alérgicas incluyendo anafilaxis, problemas hematológicos, empeoramiento de la insuficiencia cardiaca congestiva o aparición de ésta, y ciertas reacciones inmunitarias como un síndrome tipo lupus.

Algunas vacunas pueden causar infecciones y no deberían administrarse durante el tratamiento con adalimumab. Adalimumab puede tener una influencia leve en la capacidad de conducir y usar maquinaria. No está recomendado el uso de adalimumab con anakinra o abatacept.

Las reacciones adversas notificadas con mayor frecuencia incluyen las reacciones en el lugar de la inyección (incluyendo dolor, hinchazón, enrojecimiento o picor), infecciones de las vías respiratorias (incluyendo resfriados, secreción nasal, infección sinusal, o neumonía), cefalea, dolor abdominal, náuseas, vómitos, erupciones y dolor musculoesquelético.

Adalimumab se administra a través de una inyección subcutánea. Antes de comenzar el tratamiento, se deberán valorar cuidadosamente los beneficios y los riesgos de adalimumab.