ACS cerró hace un año y 9 meses un acuerdo mediante el cual se pactaban las condiciones de un préstamo sindicado de 2.350 millones de euros y ayer la compañía publicó que quiere refinanciar el macrocrédito.
 
El vencimiento del préstamo no está fijado hasta el año 2020, pero las entidades financieras han recibido una carta de la constructora afirmando que piden una nueva cita, debido a que ACS quiere refinanciar ese crédito.

FlorentinoPérez, presidente de la compañía, pide a los bancos una ampliación del plazo de vencimiento  y al mismo tiempo una rebaja del precio que paga por el dinero.  De todos modos, todavía no es seguro el precio que pagará la constructora. Fuentes financieras afirman que el importe total será mucho menor al que pagó Acciona en su última refinanciación, debido a que la solvencia de la constructora es mayor, afirma el diario Expansión. El nuevo margen no llegará a los 195 puntos básicos, lo que supondrá un ahorro con respecto al préstamo actual entre el 24% y el 30%.

La operación se cerró poco antes de acabar el año y todavía los contactos son incipientes, al igual que la negociación, que casi ni ha comenzado. A pesar de ello, fuentes financieras afirman que la constructora conseguirá la rebaja que pide.

Actualmente, la reducción de la deuda del grupo es su mayor prioridad. La compañía no ha dudado ni un momento en desprenderse de algunos de sus activos. Con esto la compañía pretende reducir su ratio de apalancamiento. Una de sus últimas desinversiones fue la deUrbaser, que fue vendida a CTNY, grupo chino. El precio de venta se fijó entre 1.164 y 1.399 millones de euros. Esta operación ha contribuido a reducir el endeudamiento neto a 2.751 millones de euros.